Las Metas Alcanzables

En la mayoría de los entrenamientos que tienen que ver con la generación de riqueza o aumento de ingresos que he conducido a lo largo de mi vida, siempre terminamos tocando el tema de la Creación de Metas. Esto no debe ser algo nuevo para ti. Tú SABES que debes fijarte metas en la vida si deseas mejorar en lo que haces y eventualmente convertirte en un ganador.

Sin embargo, la mayoría de las personas no se fijan metas, o si lo llegan a hacer no lo hacen ni siquiera por escrito. ¿Por qué? Porque si no establecen una meta en el universo físico nunca tendrán la preocupación de alcanzarla y no se responsabilizarán por ello.

Quiero que entiendas algo muy bien. Si tú no te fijas tus propias metas, ¡acabarás trabajando en las metas de alguien más!

Pero esta no es la razón por la que estoy escribiendo este mensaje. Usualmente les pregunto a los asistentes a mis talleres ¿Cuáles son las características que tiene una meta? Las respuestas iniciales son muy sencillas y acertadas.

1. Tienen que ser medibles. (Si se trata de dinero, hay que fijar una cantidad exacta, etc.)

2. Deben tener un límite de tiempo. (Hay que establecer una fecha límite para cumplirlas)

Casi siempre cuando pregunto por una tercera característica, la respuesta que surge es la idea de que las metas deben ser “alcanzables”. Tal vez yo vengo de otro planeta porque en mi diccionario la palabra “alcanzable” tiene muy poco que ver con las metas.

Si quieres crecer, ser rico y exitoso, debes fijarte metas que están un tanto fuera de tu alcance. Metas que en este momento no sean alcanzables bajo las actuales circunstancias. Por ejemplo, cuando voy al gimnasio mis metas de rendimiento definitivamente no son alcanzables en este momento. Sin embargo, después de cada sesión de entrenamiento estoy un poco más cerca de alcanzarlas. Después de cada sesión mejoro mi rendimiento y me fortalezco.

Al fijarme una meta “inalcanzable”, me fuerzo a salirme de mi zona de confort para crear condiciones diferentes y adentrarme en áreas que no son familiares para mí. ¡Así es como funciona el proceso de crecimiento! El proceso no funciona creando metas “alcanzables”. Si tienes la capacidad económica para invertir en una propiedad de 3 recamaras y 2 baños, mejor establece la meta de adquirir un edificio completo de 12 apartamentos. Lo peor que te puede pasar es que terminarás siendo más inteligente porque habrás aprendido muchas cosas durante el proceso.

¡No estoy diciendo que debas fijarte metas descabelladas! Existen algunas metas que deben ser alcanzables, predecibles y contar con un orden determinado.

Podemos decir que cualquier cosa es alcanzable si se han creado primero las circunstancias adecuadas. Sin embargo, el poder de alcanzar una meta es equivalente al tamaño del espíritu o el anhelo que la crea. Mientras más grande sea la meta, se necesitará de un espíritu más grande para poder alcanzarla.

He visto cómo algunas personas se fijan una meta y al corto tiempo la abandonan porque parece ser “inalcanzable”. En el momento que permiten que eso ocurra, es cuando se ha perdido la batalla. Todos vivimos en el mundo de la “alcanza-bilidad” y la probabilidad. Esta es la zona adormecida de nuestra vida donde los acuerdos equivocados que creamos a nuestro alrededor no nos permiten avanzar.

Probablemente no conseguirás la mitad de tus metas a lo largo de tu vida. Pero no te preocupes por ello. Mientras más trates de expandir tus alcances, más aprenderás y más oportunidades de crecimiento tendrás. Muchas veces el propósito de una meta no es el resultado final sino obtener la motivación necesaria para llegar al siguiente nivel, dar el siguiente paso para acercarte a donde quieres llegar. Otras veces encontrarás que la meta fijada no era realmente lo que deseabas obtener. Pero si la meta es lo suficientemente grande esta hará que tu siguiente tarea o meta se presente por si sola.

La pregunta es si creas metas que sabes que puedes alcanzar o creas visiones extremas y alocadas que te fuerzan a entrar a un mundo de nuevas e ilimitadas oportunidades de desarrollo y crecimiento. Al fijarte metas muy elevadas te toparás con nuevos círculos de asociados, amistades, consejeros y recursos. Y por el contrario, si te fijas metas “alcanzables” te quedarás en tu misma realidad, en el mismo mundo de conformidad y mediocridad.

Un consejo: si decides fijarte metas “fuera de lo común” o “exageradas”, no renuncies a ellas. No te “rajes”. Por que si lo haces las consecuencias pueden ser destrozas. Reforzarás la idea de que las metas son “inalcanzables”, la siguiente meta que te fijes será mucho menos importante, tus esfuerzos se verán desperdiciados y tu crecimiento podría convertirse en una simple ilusión.

A todos nos llega el día en que debemos tomar la decisión de avanzar. Puede que no ganes todas las batallas pero cada paso que des te ofrecerá un mundo nuevo de posibilidades donde encontrarás nuevas fuentes de inspiración, poder y riqueza.

 

Blair Singer

 
 
Anuncios