¿CURACIÓN A TRAVÉS DEL DOLOR?

 

martes, 10 de julio de 2007

El psiquiatra trabaja relacionando las ideas del paciente con el dolor, es decir, hace que éste asocie sus "ideas equívocas" con sufrimiento, con la esperanza (?) de que después "no tendrá esas ideas" o "no hará esas cosas". Un vívido ejemplo de esto es la aplicación de choques eléctricos a una persona cada vez que fuma un cigarrillo. Después de varios "tratamientos" se supone que puede asociar el dolor con la idea de fumar y así dejará el hábito. No solamente esta técnica disparatada es usada para tratar el vicio del cigarrillo, sino también se la usa para intentar "curar" las tendencias homosexuales. En tiempo primitivos se creía que se podía curar el alcoholismo poniendo veneno en las bebidas, en la suposición de que tomándolas harían que el paciente se enfermara violentamente y adverso a la bebida. El mecanismo básico de esta técnica es algo similar a "si a usted se le ocurre esta idea sentirá este dolor", ¡zás! Como el lector avisado ya se habrá dado cuenta, esta acción supuestamente terapéutica no es más que la implantación de un engrama —tal como lo hacía Pavlov con su perro—, y éste es todo el misterio del "tratamiento" psiquiátrico de la asociación del dolor.

Pero como el engrama es una carga negativa a nivel celular —que funciona similarmente a una orden hipnótica de alto poder porque contiene dolor—, al final resulta peor el remedio que la enfermedad y el paciente terminará en un neuropsiquiátrico para engrosar los bolsillos de la Psiquiatría y obviamente de los laboratorios de drogas.

Siendo que un hábito no es más que la dramatización de un engrama, el paciente al que se le aplica la idea contraria asociándola con el dolor, tendrá entonces dos hábitos opuestos en permanente colisión: deseo fumar-no debo fumar-deseo fumar-no debo fumar… Resultado: ¡esquizofrenia galopante!

En síntesis, la Psiquiatría no es más que una fábrica de dementes, patrocinada, de más está decir, por los gobiernos, que le dedican grandes sumas para que inventen más disparates. Con respecto al electroshock, lamentablemente muy usado aún en Psiquiatría (aunque por razones obvias se oculta), y a la psicocirugía, lo único que hacen es alterar el patrón de comportamiento del individuo reduciéndolo a una condición manejable (robot). El electroshock, además de la lesión cerebral, provoca un daño irreversible a la habilidad, a la eficiencia y a la valía general del paciente. Como dato adicional se puede mencionar que cualquier aplicación de electricidad en el cerebro produce un agrupamiento de engramas, ya se hayan recibido en época prenatal (como ha sucedido en algunos casos), accidentalmente o en manos de psiquiatras. Un electroshock tiene una fuerza más que normal en el banco de engramas y desordena los archivos de memoria, tanto de sucesos pasados como futuros en torno a la zona del shock. Además de esto, la lesión del electroshock conlleva una inconsciencia muy profunda, que después mantiene a la mente en un estado de reducción analítica. No se conoce ningún caso donde esta práctica haya verdaderamente ayudado a alguien, pero sí se saben de los resultados adversos que ha ocasionado. Hace tiempo que los gobiernos de todos aquellos países que se precien de civilizados deberían haber encarado el problema prohibiendo su práctica e incluyéndola en el Código Penal como grave delito a la salud.

SI QUIEREN SABER LOS COMO…PARA SANARSE…HAGA UN COMENTARIO …EN BREVE SERA CONTACTADO POR MAESTRO JOHN MELCHIZEDEK
Según enseñanzas de Richardt

 

 www.redplanetaria.com

 

 

Anuncios