2012 LA PELÍCULA. Di NO al miedo. Liza Palm       

Escrito por Liza Palm    

Jueves, 12 de noviembre de 2009 

Por Liza Palm

Noviembre 2009 El viernes 13 de noviembre se estrena en varios países, incluido México, una película sobre el 2012, de corte apocalíptico, muy al estilo Hollywood.  La historia ofrece una visión desoladora y está plagada de eventos catastróficos, que según la película, vienen a cumplir con las llamadas profecías mayas y el supuesto fin del mundo y el calendario maya.

Con esta película, es de esperarse que el miedo y la incertidumbre alrededor del 2012 alcancen nuevas proporciones. Este movimiento catastrofista ya provocó el primer suicidio reportado, además de una creciente angustia en un gran número de personas, de todos los países y todas las edades, que sólo irá en aumento en la medida en que nos acerquemos al 2012.

Es por ello que especialistas de diversas disciplinas están asumiendo la  responsabilidad de informar a la población para aclarar y explicar porqué los argumentos que buscan sostener el movimiento del 2012, no tienen fundamento.

Lo que los científicos aseveran es que la anunciada alineación galáctica y las alineaciones planetarias, así como el tránsito de Venus, son eventos recurrentes; el campo magnético de la Tierra no está en aumento ni está por revertirse, tampoco está a la vista un planeta que venga a afectarlo; y no son extraordinarios los pronósticos para la próxima máxima solar, a suceder entre 2011 y 2013. Más abajo encontrarán los artículos y los vínculos relacionados que profundizan en estos temas, así como .un artículo de David Stuart respecto a los mayas y sus calendarios.

Por otra parte, los antiguos mayas no profetizaron acontecimiento espectacular alguno  para este tiempo, acaso la celebración del Baktun 13 Ajaw, del cual  hay una sola mención en el monumento 6 de Tortuguero, un sitio secundario. La ausencia de referencias confirma que para los antiguos mayas, esta fecha carecía de importancia, pues éstos registraron abundante y consistentemente en monumentos y cerámica, en multitud de sitios, aquellas fechas que para ellos eran importantes. El 2012, la llegada al Baktun 13 dentro de los 20 que componen este ciclo, evidentemente no lo fue.Además, por su naturaleza cíclica, ningún calendario maya termina en 2012, lo que se constata en uno de los tableros jeroglíficos del Templo de las Inscripciones en Palenque, donde se afirma que el primer Piktun, el ciclo que le sigue al actual, llamado Bak o Baktun, iniciará cuando se completen 20 Baktunes, en una fecha que equivale al 13 ó 15 de octubre de 4772 D.C. Lo cual concuerda con los principios de la matemática maya, que es vigesimal, y en los que está sustentado este sistema, denominado Cuenta Larga.Existen importantes vacíos de información, en especial en relación a la cultura maya y a ciencias como la astronomía y la geología, que han coadyuvado a la difusión de toda esta desinformación y la popularidad de este fenómeno. Que las teorías alarmistas se publiquen en libros y en la Internet no significa que sean veraces, pues como con cualquier producto, la oferta responde a la demanda. Esta desinformación ha dado lugar a un gran negocio, que a su vez ha desencadenado una verdadera pandemia de miedo que hace languidecer los ánimos que se requieren para vivir este momento y hacer frente a los desafíos presentes.En tiempos de confusión, contar con información fehaciente es crucial. Lo demás, es cuestión de discernimiento.  ¿POR QUÉ SE HABLA DE PROFECÍAS MAYAS SI NO LO SON?No es de extrañar éste o cualquier otro fenómeno de corte apocalíptico, pues abundan los mitos -también modernos- que relatan o anuncian cataclismos terrestres y cósmicos.  En diferentes momentos de la historia, el ser humano ha profetizado que el fin del mundo ha de suceder en su propia generación. El fenómeno alrededor del 2012 no es exclusivo de este tiempo.Los mitos que narran eras de creación y momentos de destrucción son comunes a todas las culturas. Señala Mircea Eliade, experto en mitos, que "Los mitos alrededor de eventos catastróficos han servido de base para movimientos milenaristas y proféticos, pues la catástrofe es también el signo que anuncia la recreación inminente del mundo." (1990:30)Siempre el ser humano anuncia el fin, acompañado de catástrofes que lo aseguren, cuando el estado actual de cosas se vuelve insostenible y se hace necesario el cambio.LOS MAYAS, LOS CAMBIOS Y EL PLANETA TIERRAComo todo organismo viviente, la Tierra está en continuo proceso de cambio y adaptación, y así ha sido desde sus orígenes y hasta el momento actual, por lo que sólo es posible suponer que los  cambios seguirán ocurriendo.Por su parte, los cambios climáticos han matizado la historia y el desarrollo de las diversas culturas en determinados momentos, aún de las que dieron origen a los diversos focos civilizatorios en el planeta. La cultura maya se considera la más alta civilización de América. El colapso de la llamada época clásica de esta cultura, estuvo fuertemente influenciado por los eventos climáticos y cataclismos ecológicos que asolaron el territorio maya, en especial, las llamadas "Tierras Bajas del Sur", en parte producto de la actividad humana y la sobre-explotación de los recursos naturales, en parte por las fluctuaciones climáticas propias del entorno terrestre. Al caos ecológico, se añadió el social y político, lo que trajo consigo el desmantelamiento de esas ciudades. La cultura maya sin embargo, siguió desarrollándose en otras partes del territorio, como en las Tierras Bajas de Norte (hoy península de Yucatán) y en las Tierras Altas tanto de México como de Guatemala, hasta el momento de la llegada de los españoles.Este mismo fenómeno vio la caída de importantes ciudades capitales de otras zonas de Mesoamérica, como Teotihuacan, en el centro de México, y Monte Albán en Oaxaca. Actualmente, el planeta Tierra está atravesando por diversos cambios, algunos provocados por el ser humano; otros, resultado de su propia naturaleza y los principios que la rigen.La Tierra no va a dejar de cambiar sólo porque los humanos la estemos cubriendo de cemento y levantemos sobre ella innumerables construcciones.Más bien, hemos de aprender de los cambios, y a vivir con ellos, así como a reparar en las consecuencias de nuestro quehacer.La Tierra ha tenido y dejado de tener glaciales, su temperatura ha ascendido y descendido, se ha visto aun cubierta por cenizas que obstaculizaron los rayos del sol durante cientos de miles de años, evento que trajo consigo la extinción de innumerables especies, entre ellas, los animales gigantes, lo que al mismo tiempo permitió la evolución de los mamíferos, lo que a su vez dio lugar a los seres humanos. Así opera la evolución… Las más grandes decepciones, se convierten en las más grandes bendiciones… Sin embargo, más que los cambios climáticos, lo que está poniendo en riesgo a la Tierra y a la humanidad como tal, su desarrollo y su bienestar, son los mismos humanos que controlan las decisiones que afectan a la totalidad, así como las prácticas consumistas y depredadoras de las mayorías. Los ciudadanos del mundo estamos cada vez más expuestos y sometidos a políticas y prácticas mezquinas por parte de los gobiernos y las empresas que los controlan, lo que a su vez ahonda y agrava los problemas personales y sociales.La sobre-explotación, la falta de educación y la pobreza son peligros graves e inminentes, que afectan directamente el entorno ecológico y social, y que pueden evitarse, de haber la voluntad.Hay esperanza pues todo es temporal en la Tierra, aún la miopía y la inconsciencia. Pero éstas no se diluyen por sí mismas ni porque se atraviese una cierta fecha. La sociedad es el reflejo de sus individuos, por lo que los individuos somos quienes hemos de llevar a cabo los cambios que transformen a la sociedad, para que esta se vea conducida en base a los más elevados estándares éticos y morales que aseguren su curso y bienestar.No es cuestión de marcas en algún calendario ni de eventos externos o fórmulas mágicas, el cambio  que se anhela ha de producirse en el aquí y ahora, desde el interior, a través de la voluntad humana. La transformación ha de ser individual, para que se dé en lo social y planetario. La evolución es el medio por el cual se lleva a cabo la creación. No hay atajos, ni es positivo para el proceso, eliminar etapas (tan propio de las nuevas tecnologías y el pensamiento moderno). Como lo señala El libro de Urantia, la humanidad está apenas en los inicios de su evolución, ésta aún tiene un largo camino que recorrer para alcanzar plenamente la actualización de sus potenciales. La obtención del confort material es sólo una de las etapas, mas no es el fin del logro. El ser humano está equipado con libre albedrío y con consciencia de sí, lo que le otorga el poder y también la responsabilidad de coadyuvar en su propia evolución, la que eventualmente lo conducirá a la consecución de los valores de verdad, belleza y bondad, que corresponden a sus más elevados atributos.A pesar de la naturaleza dual del ser humano, éste cuenta con los componentes y los programas necesarios que permiten y auguran su evolución. El total desarrollo de su personalidad tiene lugar cuando los impulsos más elevados conducen las decisiones y las acciones individuales. Los desafíos son enormes, pero las razones para enfrentarlos son aún más importantes y trascendentales, lo que hace del proceso evolutivo, una verdadera aventura regocijante y estimulante. Los humanos somos los sujetos, no los objetos de la historia. El sentido de derrota que acompaña a las campañas catastrofistas, son contrarios a la vida y sus principios. Es simplemente necesario reconocer que la imperfección es inherente al actual estado evolutivo y que es menester actuar en consecuencia. Los desafíos han de estimular lo mejor en cada ser y abrir la oportunidad de aportar lo mejor de cada persona y cada situación. El futuro es promisorio, el cambio es posible, la consciencia va en aumento. Cuando los movimientos milenaristas de diversos tiempos han anunciado el gran fin, con el correr del tiempo, los acontecimientos de ese particular momento adquieren otras proporciones, y es fácil reconocer que la evolución está conformada por cambios y que una nueva etapa siempre supera a la anterior. El calendario maya conocido como la Cuenta Larga, opera de la misma manera…  LOS CALENDARIOS MAYAS Y LA CUENTA LARGA Además de los calendarios solar  y ritual que se usaron en todo Mesoamérica, los mayas crearon y emplearon otras maneras de computar el tiempo, como la llamada Cuenta Larga y la Cuenta de los 819 días.  La Cuenta Larga estuvo en uso principalmente durante la época Clásica, entre los siglos III y X D.C. y fue descifrada en el siglo pasado a partir del trabajo de diversos investigadores; sin embargo, el tema de su correlación con el calendario gregoriano, sigue en discusión. La Cuenta Larga es un sistema que cuenta la acumulación de días, organizados en ciclos, a partir de una fecha inicial, que los investigadores han ubicado en el 11 ó 13 de agosto del año 3114 A.C, fecha en que según los mitos, se llevó a cabo esta última creación.  Es importante subrayar que la Cuenta Larga opera de acuerdo a la matemática maya que es vigesimal y posicional, y que está compuesta por ciclos, que al completarse, abren el siguiente.   En la matemática vigesimal,  y como lo muestra la gráfica 1, cada uno de los ciclos debe de alcanzar veinte para abrir el siguiente.  Gráfica 1. Matemática maya, vigesimal y posicional. El valor de los números está dado por la posición que ocupan. Uso del cero para indicar una posición vacía.____________________________________________________5ª        1 x20x20x20x20 = 160,000   5   x20x20x20x20 = 800,000___________________________________________________4ª        1 x20x20x20 = 8,000             5    x20x20x20 = 40,000___________________________________________________3ª        1 x20x20 = 400                        5    x20x20 = 2,000____________________________________________________2ª        1 x20 = 20                                 5    x20 = 100____________________________________________________1ª        1 x1 = 1                                     5    x1 = 5  

                

En el sistema cronológico hay una variante (Gráfica 2) para ajustarlo a la duración del año solar, precisamente en la posición que corresponde a los meses, donde en lugar de completarse en 20, se completa en 18, por lo que se obtienen años de 360 días llamados Tun, y no de 400, como sucedería si no se hiciera este ajuste. Los antiguos mayas, intercalaron cinco días adicionales llamados Wayeb para completar el ciclo solar de 365 días, que no se contabilizaban en este calendario. Al completarse 20 días se forma un mes y se abre el ciclo de los meses, al completarse, se abre el de los años, y así el de los ciclos subsiguientes: el katun que comprende 20 años; el Baktun que consta de 20 Katunes que equivalen a 400 años; el Piktun que tiene 20 Baktunes, o sea 8000 años; el Kalabtun que equivale a 20 Piktunes, es decir 160 000 años; el Kinchiltun  que comprende 20 Kalabtunes, lo que se traduce en 3 200 000 años; el Alawtun de 20 Kinchiltunes que son 64 000 000 años, y así, casi al infinito…Es un calendario que puede no terminar…  Gráfica 2. CUENTA LARGA Variante por sistema cronológico. En la posición del mes se multiplica por 18 para dar lugar a los "años" o Tun de 360 días _________________________________________________            1x20x18x20x20x20 = 2,880,000 días =  PIKTUN _________________________________________________            1x20x18x20x20 = 144,000 días = 1 BAKTUN_________________________________________________            1x20x18x20  =  7,200 días  =  1 KATUN_________________________________________________            1x20x18  =  360 días  =  1 TUN_________________________________________________            1×20  =  20 días  =  1 WINAL   

 Los mayas anotaban los ciclos de manera vertical. En la actualidad, los mayistas, investigadores especializados en la materia, usan una anotación horizontal donde cada posición indica un ciclo. Por ejemplo, la fecha que se anota: 9.16.2.3.1 indica los días que han transcurrido desde la fecha inicial en 3113 A.C., es decir que se han acumulado 9 ciclos de Baktunes, 16 de Katunes, 2 de Tunes, 3 de Winales,  y 1 de kines o días. Esto significa que se han acumulado 1,411, 981 días, lo que corresponde al año 754 D.C. En 2012 concluye el Baktun 12 y se abre el Baktun 13. Esto no implica que ahí termine el calendario, como algunos investigadores  erróneamente han propuesto.De hecho, no hay indicios que señalen que los mayas hayan concebido lo que se ha llamado el Gran Ciclo de los 5129 años que correrían a partir de la fecha de inicio en 3114 A.C. y hasta el 2012.  Todas las evidencias indican que la Cuenta Larga continúa más allá del Baktun 13, hasta llegar a completar 20 Baktunes, con lo que se abre el siguiente ciclo, llamado Piktun, que comprende 8000 años, lo cual sucederá en 4772 D.C.  Sabemos que esto es así, y que los Piktunes están formados por 20 Baktunes no sólo por la matemática vigesimal que lo sostiene sino por las referencias de índole cronológica, como la encontrada en uno de los paneles del templo mortuorio del rey Pakal en Palenque, antes mencionado, donde en un pasaje grabado en escritura jeroglífica, se afirma que después de 80 ciclos de 52 años desde la fecha de la ascensión de Pakal al trono (ocurrido en 615 DC) habrán pasado ocho días después de la llegada del primer Piktun, lo que no deja lugar a dudas de que el Piktun contiene 20 Baktunes, y que no sucederá sino hasta 4772 D.C. Por ejemplos como este y por la ausencia de registros que nos indiquen otra cosa, para los mayas, la Cuenta Larga no termina en el 2012.  La confusión se originó por la incomprensión de algunas inscripciones, como la hallada en una estela de Cobá, en la península de Yucatán, donde aparece un texto que registra el evento mítico en que se da inicio a la creación actual. Tanto el ciclo de los Baktunes como  los 20 ciclos superiores que se hallan en esa inscripción aparecen cerrados en 13, donde el 13 no tiene ninguna función matemática, sino más bien simbólica, pues mediante la combinación del numeral 13, signo de lo sagrado, y los 20 ciclos superiores, se transmite la dimensión cósmica en la cual los eventos descritos ocurrieron, es decir, la eternidad, donde el tiempo no se mueve.  . En todos los mitos de esta índole y de cualquier cultura, siempre hay una distinción entre el tiempo de los dioses, el illo-tempore, y el tiempo de los humanos. Los mayas recurrieron a esta fórmula de 20 ciclos cerrados en 13 para describir el illo-tempore, la eternidad, donde el trece, que en maya se dice Oxlajun, que además de ser un símbolo de lo sagrado, significa también completitud y abundancia. Es una manera no sólo poética sino precisa para poner en contexto la narración de un evento mítico y separar el tiempo de los dioses y el de los humanos. Después de este evento, según las inscripciones, la cuenta empieza a correr en ciclos de 20, dando inicio al calendario que regularía la vida de los hombres a partir de entonces y que se basa en el winal 20, de winik que significa persona, pues son 20 los dedos que tiene el ser humano y que puede emplear para contar.  Es la cuenta que actualmente continúa y que no termina en 2012, pues sólo estamos por llegar al Baktun 13. Hay que completar 20.  LAS PROFECÍAS MAYAS "DE VERDAD" La cosmogonía y los mitos mayas guardan enseñanzas filosóficas y lineamientos prácticos, los almanaques y las inscripciones revelan cuentas y ceremonias que marcaban los eventos importantes y organizaban la vida ritual y los ciclos agrícolas, pero no vaticinan profecías para este tiempo. Son escasas las fuentes escritas que hablan sobre las profecías de los antiguos mayas. La fuente más importante se halla contenida en los libros proféticos coloniales escritos en lengua maya conocidos como los Libros del Chilam Balam, los cuales son reproducciones de textos más antiguos, donde en cada copia se actualizó la información y las referencias, aproximadamente hasta el siglo XVIII, pero tampoco se halla en ellos alusión alguna a estas profecías modernas sobre el 2012.  Lo único que se conoce son los augurios alrededor de un katun 4 Ajaw, período que se repite cada 256 años, dentro de un sistema que se conoce como la Cuenta Corta o Rueda de los Katunes, misma que se empleó como gran estructura temporal para registrar el tiempo, los eventos históricos, las profecías y los rituales. Su uso tenía implicaciones políticas y religiosas.Todos los katunes terminan en un día Ajaw, lo único que cambia es el numeral. El katun del 2012 es un katun 4 Ajaw. Este mismo katun 4 Ajaw se repitió en 1244, en 1500, en 1756 y ahora en 2012. No se trata de un Katun de relevante importancia, como lo fueron los katun 8 Ajaw, por ejemplo, el cual está detrás de importantes eventos en la historia de los antiguos mayas.  OTROS ARTÍCULOS QUE DESMIENTEN LOS POSTULADOS SOBRE EL 2012: 

Maya Decipherment

A Weblog on the Ancient Maya Script launched in March 2007 by Dr. David Stuart of the University of Texas at Austin

Anuncios