"Canto al amor", de la Primera carta a los Corintios de San Pablo.

 

              Aunque hable las lenguas de los hombres y de los ángeles, si no tengo amor,

 

                 no soy más que una campana que toca o unos platillos que resuenan.

 

                                             

 

            Aunque tenga el don de profecía y conozca todos los misterios y toda la ciencia,

 

           y aunque tenga tanta fe que traslade las montañas, si no tengo amor, no soy nada.

 

                                             

 

          Aunque reparta todos mis bienes entre los pobres y entregue mi cuerpo a las llamas,

 

                               si no tengo amor, de nada me sirve.

 

                                              

 

                     El amor es paciente, es servicial; el amor no tiene envidia,

 

                                 no es presumido ni orgulloso;

 

                   no es grosero ni egoísta, no se irrita, no toma en cuenta el mal;

 

                     el amor no se alegra de la injusticia; se alegra de la verdad.

 

                                             

 

                    Todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera….

 

                    Tres cosas hay que permanecen: la fe, la esperanza y el amor.

 

                            Pero la más grande de las tres es el amor”.

 

Anuncios