Archive for 30 octubre 2008

Tener sueños

 

 

Un sueño no es suficiente

 

Casi siempre escucho de la gente, “yo solo tengo un sueño". Tener un sueño y satisfacer un sueño son dos cosas distintas. Déjeme decirle algo más, si su sueño no esta de acuerdo con sus capacidades, será una pesadilla. Veo mucha gente que tiene sueños poco realistas. Entienda por favor que no estoy intentando romper sus esperanzas o sugerir que usted escuche los pesimistas que intentan disuadirle que lo que usted quiere es imposible cuando usted sabe en lo profundo de su corazón que puede hacerlo. Simplemente le estoy dando un aviso de la realidad porque si usted no tiene la aptitud o el nivel de habilidad para hacerlo, va a tener algunas frustraciones verdaderas y va a tener que cambiar su nivel de pensamiento. Por ejemplo, amo la música y quisiera ser un gran cantante; pero hay un problema – se puede decir que es de menor importancia, pero yo pienso que es de vital importancia –

– yo no puedo cantar. ¿No es tremendo cuando usted puede oír la música en su cabeza, pero cuando usted abre su boca para cantar, su voz no viene en la forma correcta?

Afortunadamente para la gente, conozco que no puedo cantar, así que no la torturo con mis chillidos. He estado en lugares donde había una persona cantando, quién no sabía que no podría cantar. Yo no sé sobre usted, pero he encontrado gente a mi alrededor que han dicho, "usted sabe, alguien debería ir allá arriba y decirle que no sabe cantar " Aquí está el problema: no puedo cantar, pero mi sueño es ser un gran cantante de ópera, o me frustraré o torturaré audiencias por todas partes, quiénes no tendrán el corazón para decirme:¿Puedo decirle algo? Eso no va a suceder, usted no va ser un gran cantante de opera. No por carecer de deseo o de sueño. No va a suceder porque no soy bueno en esa área, carezco simplemente de capacidad.
 
Muchas veces, la gente trabaja en sus debilidades. No trabaje en sus debilidades. En una escala a partir del un al diez, si usted esta dos, en algo, no pase mucho tiempo en intentar mejorar en esa área. Si trabaja en ella difícilmente llegara a ser cuatro. Es decir si tomo lecciones de música y canto y traigo toda clase de gente alrededor de mí para ayudarme a cantar, después de dos o tres años, gastando mucho dinero y trabajo, no voy a poder cantar. Si usted es dos y va hasta cuatro, está un poco debajo del promedio. Conozco a mucha gente que intenta hacer las cosas a medias, quisiera que la gente se parara y tome esto en serio. El promedio nunca le ayudara a conseguir lo que quiere.
 
No trabaje tanto en sus debilidades porque si trabaja en sus debilidades, en el mejor de los casos va a ser un mediocre. Usted tiene que encontrar sus fortalezas; tiene que descubrir en que es excelente.
Si usted es seis en algo, puede llegar a ser siete u ocho. La gente paga por un ocho. Cuando se pregunte si esta haciendo lo que quiere hacer, necesita ser honesto consigo mismo, antes de invertir tiempo y energía en ello. A propósito, cuando digo no trabaje en sus debilidades, yo estoy hablando de sus habilidades y capacidades. La ilustración personal que di era de mí como cantante. Hay tres debilidades que usted necesita trabajar siempre, pero no tienen nada que ver con sus habilidades.
 
Las tres debilidades que usted tiene que trabajar son:


 1. Cuestiones de actitud.

Si usted tiene una mala actitud, mejórela porque su actitud le descalificará. Conozco a varias personas que tienen un gran potencial, pero su actitud descalifica su vida.


 2. Cuestiones de disciplina.

Trabaje en sus problemas de disciplina si usted es débil. Si no puede conseguir tiempo, si carece de iniciativa, si es perezoso, usted no lo hará.


 
3. Cuestiones de relación.

Usted debe mejorar el trabajo sobre sus cuestiones de relación, porque si la gente no se siente a gusto con usted, no concordara con ellos. Recuerde, la gente no irá junto a usted si no pueden lograr cosas juntos.

Yo amo esta cita: “ Encuentra algo que te guste hacer demasiado y que tu estarías contento de hacer por nada a cambio ", Entonces apréndelo a hacer, de tal manera que la gente este feliz de pagar por ello. Esta es la manera de vivir. No se preocupe por lo que tenga que pagar y que clase de beneficios traerá, haga algo que usted ame y hágalo tan bien que después usted pagara por hacerlo. Si es algo donde usted es capaz estará en el camino de hacerlo.

Recopilación – 40 Artículos 
John C. Maxwell

 

www.redplanetaria.com

 

 

Autoestima

 Valoración de la autoestima

En la civilización moderna, la angustia y la ansiedad surgen no sólo de situaciones que ponen en peligro la vida, sino que también realizan su aporte los riesgos sociales y culturales que amenazan los valores con los cuales el individuo identifica la razón de su existir.

 Las personas buscamos vivir en una relación más íntima con la propia intimidad, los valores y los sentimientos personales.

El concepto definitorio de este acto de vivir en plenitud, lo aporta la autoestima. Ella constituye el modo en que como personas nos sentimos respecto a nosotros mismos, siendo un elemento esencial para la supervivencia psicológica.

El valor individual, deviene de la relación emocional que acontece en la mismidad de la persona así como de las interrelaciones.

Si uno posee una autoestima elevada, siente que es una persona con importancia, posee una visión mejor del mundo, considerándolo mejor por el simple hecho de que él está ahí, tiene seguridad en sus actos y en su capacidad y competencia.

Es capaz de solicitar ayuda a los demás, emite confianza y esperanza, confía en sus decisiones y respeta a los demás. No tiene reglas para sus sentimientos, se acepta a sí mismo en su calidad de persona. Al respetarse a él mismo, está claramente dispuesto a respetar a los demás.

En cualquier momento de la vida, se puede mejorar la autoestima, dado que los sentimientos, parten de nuestra reacción frente a lo que percibimos, y estos sentimientos, a su vez, serán definitorios en nuestra percepción del mundo.

Hay personas que creen que valen poco, incluso que no valen nada, esperan ser traicionadas, menospreciadas, engañadas, anticipan lo que esperan.

A modo de defensa, se ocultan tras los sentimientos de desconfianza, apartándose del resto de las personas, sumiéndose en un mundo de soledad y aislamiento, que habitualmente se encuentra asociado a estados de ansiedad.
La consecuencia casi inevitable de este aislamiento producido por la desconfianza, es el temor.
La persona temerosa, evita que se tomen riesgos en el camino de la búsqueda de soluciones, generando así un camino aun más autodestructivo.

Uno debe afrontar los desafíos, por más temor que estos presenten, al afrontarlos, el temor desaparecerá.
Una persona con un buen nivel de autoestima, reconoce sus aciertos y errores, sus triunfos y fracasos. Posee los medios para acercarse a los demás, siendo productivo y dándole sentido y orden a las personas y cosas que le rodean.
 Reconociendo los sentimientos, las emociones, los pensamientos, logramos conocernos mejor, obteniendo con ello una mayor capacidad de tolerancia y comprensión para con los demás.

Héroe Vendedor

Héroes

Tal parece que en estos tiempos de guerra, conflictos y retos hay algunas personas emergen como héroes. Ellas arriesgan sus carreras, su familia, incluso sus vidas al estar al servicio de otros. Esto es algo que realmente nos llena de inspiración y humildad. Alabamos y honramos a estas personas, pero al mismo tiempo ellas siembran una pregunta en nuestras mentes. “¿Tengo yo esa clase de valentía?”. “¿Me sacrificaría en el calor de la batalla para salvar las vidas de otros… o correría a esconderme?”.

Algo que también hacen los héroes es establecer altos estándares para el resto de nosotros. ¿Hacen esto conscientemente? No lo sé. Pero lo que sí sé es que cada persona responde de una forma diferente ante la adversidad actuando en respuesta a su disciplina y condicionamiento previos. Yo sostengo que todos los que puedan leer estas palabras llevan a un héroe dentro de ustedes. Un héroe en el trabajo, en la comunidad o para con sus hijos… un héroe para sí mismos. Si “debe” aparecer y “cuándo”, son grandes preguntas.

¿Es necesario dar tu vida para poder ejercer un poder similar al de un héroe? La respuesta es NO.

Sin embargo, debes ser capaz de colocarte en la línea de fuego frecuentemente cuando se trata de conseguir tus metas y tus sueños. Puede ser que se trate de llevar a tu negocio al siguiente nivel, puede ser que se trate de hacer una presentación donde haya en juego algo muy importante. Puede tratarse de intervenir en la escuela de tus hijos ya sea para protegerlos o para mejorar su educación. No se trata de “irla pasando bien” o de buscar una zona de confort.

Aquí te presento los dos elementos que se necesitan para ser un héroe.

El primero es ponerse voluntariamente en la línea de fuego. El segundo es condicionarte a ti mismo para salir victorioso el día que seas llamado. ¡Toda tu vida has estado preparándote para algo! ¿Qué es? A lo largo de los años he encontrado que los retos y los momentos de grandeza muchas veces aparecen cuando menos te lo esperas. Aceptar o desechar el reto depende de lo que tú hayas estado haciendo para llegar a ese punto.

¿Has practicado cómo hacer presentaciones, el manejo de objeciones y has ejercitado en el gimnasio? ¿Has elevado tus estándares personales y le has solicitado lo mismo a tus colaboradores… o has sido condescendiente contigo mismo y con los demás? ¿Has otorgado el “visto bueno” a tus resultados y a los de los demás antes de tiempo?

He trabajado con mucha gente que tiene grandes aspiraciones. Pero nunca las ven materializadas por un par de razones. Las más comunes las he denominado las tres “C”. Falta de Credibilidad, Falta de Confianza y falta de Cashflow (falta de efectivo.) El verdadero problema es la falta de Confianza.

Es muy sencillo. La CONFIANZA se genera a través de la repetición.

Puedes tratar de engañarte a ti mismo…

Y puedes tratar de motivarte a ti mismo, pero todo ello se desvanecerá cuando estés en el ojo de la tormenta. Sólo la repetición te dará la oportunidad de desarrollar las habilidades críticas y de tener la disciplina necesaria que te permitirá automáticamente salir victorioso cuando llegue la oportunidad.

En algún punto de tu vida debes creer que hay un héroe dentro de ti. De lo contrario no podrás ser motivado por otras personas si ellas no pueden tocar esa parte de ti que vibra en la misma frecuencia. En nuestro pasado taller de dos días pude ver emerger al héroe que hay dentro de muchas personas. Algunas de ellas pudieron experimentar su propia grandeza por unos breves instantes. La buena noticia es que no podrán regresar a su estado previo. Para poder pedirle más a la vida se necesita tener mayor confianza y valor.

La mayoría de estas personas ya habían experimentado las cosas buenas de la vida así como el gran poder que llevan dentro.

Los héroes son capaces de inspirarnos porque nos recuerdan lo que nosotros podemos llegar a ser. Naciste para algo grande. No se trata de aparecer en los titulares de los periódicos. Se trata de lo que haces con cada momento de tu vida. Se trata de prepararse como nunca y estar listo para colocarse bajo la línea de fuego. En gran medida, se trata de hacer algo para mejorar las condiciones de algo o de alguien, ya sea tu familia, tu negocio y en cierta medida, de la humanidad. Por lo menos, podrás dejar un ejemplo a seguir.

Durante los dos últimos años, cuando mi hijo de 8 años se va a la cama siempre le cuento una historia acerca de un héroe. Cada noche le cuento una historia diferente y cada noche me pregunta el nombre de ese héroe. Le contesto que cuando le haya contado la última historia de ese héroe le revelaré su nombre. Cada noche me suplica que le cuente otra historia. Esas historias son acerca de la valentía, de sobreponerse a increíbles retos, de la generosidad, del respeto y sobre todo, acerca de cómo las grandes cosas se logran a través de la preparación y la práctica.

Algunas de estas historias son reales y otras son fabricadas.

Cuando salgo de casa temprano por la mañana y le dejo una pequeña nota que dice: “Sé un gran héroe hoy”, él sabe perfectamente a lo que me refiero. ¿Tú también lo sabes?

El héroe está dentro de ti… dejarlo salir es tu decisión… ahora mismo.

¡No te pierdas nuestras transmisiones semanales en Vendedores Perros Radio!

¡Sé Increíble!
Blair Singer

 

¿Pena de muerte?

Excelente artículo de Flor Berenguer, que habiendo tenido experiencias
cercanas a criminales desalmados, argumenta en forma muy clara y concisa, las
razones por las cuales en México debe establecerse la pena de muerte para
secuestradores, asesinos alevosos y violadores.
 

 PENA DE MUERTE

  

Cuando estudiaba mi primera carrera profesional, la situación en casa
era crítica en lo económico y familiar. Sin entrar en dolorosos detalles que
afectarían a terceros, diré que me vi obligada a trabajar para poder estudiar.
 
 Así las cosas, los empleos de medio tiempo para alguien que recién
salió de la prepa no crecen en los árboles y con muchos esfuerzos conseguí el
peor de ellos pero que al menos me permitía llegar a tiempo a clases.
 
 Éste consistía en dar clases de literatura española a los presos de la
penitenciaría para varones de Santa Martha Acatitla, la grande, denominada así
porque allí se encuentran aquellos criminales que ya han agotado todas las
instancias legales y compurgan allí su sentencia hasta el término.

 Por las condiciones excepcionales de la secundaria técnica que opera al
amparo de la ley de normas mínimas y remisión parcial de la pena, se me
autorizó el empleo sin contar con el título de maestra normalista ya que
agradecen al cielo que cualquiera se aparezca a cubrir las vacantes mal pagadas,
peligrosas y encima lejanas.
 
  Durante casi 5 años mi rutina diaria iniciaba de madrugada para llegar
en 3 ó 4
 camiones hasta el fin de Iztapalapa a checar tarjeta antes de las 7 a .m.,
dar mis clases, colaborar en las entrevistas para preliberación y realizar
otras actividades de orden cultural. Salía de allí a medio día con una torta
de frijoles y una concha tomadas del rancho carcelario para llegar a CU antes de
mi primera clase a las 2 pm.
 
 Esos años departiendo con lo más granado de la criminalidad me
autorizan moralmente a reiterar que creo totalmente en la pena de muerte y que
considero indispensable revivir el espíritu original del artículo 22 de
nuestra constitución que la señala para secuestradores, salteadores de
caminos, traidores a la patria y asesinos con alevosía.
 
  Estoy harta de escuchar las explicaciones bizantinas de los defensores de
los derechos humanos que sólo se abocan a tutelar los de los criminales sin
pensar que son las víctimas las que deberían quedar salvaguardadas de entes
que no merecen el calificativo de humanos y menos aún de animales ya que estos
matan por hambre o protección, nunca por el placer de hacer daño o generar una
ganancia adicional al sustento cotidiano.
 
  En mis años de trato con criminales, violadores, secuestradores,
asaltantes, pederastas, narcotraficantes, asesinos a sueldo, rateros y maleantes
de toda calaña puedo asegurar que hay en algunas personas un gen maligno que
impide toda rehabilitación y que la línea sutil del bien y el mal está
totalmente borrada en sus mentes.
 
 Para ellos no hay rehabilitación posible, sólo la destrucción de su
malignidad pone a salvo al resto del mundo de esta mancha contaminante.
 
 Con  los pelos de la burra en la mano puedo afirmar sin temor a que nadie
me contradiga que las cárceles no son centros de rehabilitación como cacarean
las autoridades sino verdaderas universidades del crimen, sobre todo las
prisiones mexicanas que tienen este sui generis sistema tipo Club Med donde el
preso goza de mil canonjías siempre y cuando las pueda pagar y que son un
verdadero insulto de corrupción para las víctimas a las que la justicia nunca
les cumple.
 
  El caso de Fernando Martí, este terrible secuestro que no sólo acabo
con la vida de un jovencito de sólo 14 años, sino con toda su familia que
quedó moralmente destrozada, vuelve a poner en el tapete de la discusión el
tema y creo que ya hay que dejarnos de niñerías y aceptar que la realidad nos
ha rebasado y que no vivimos en Disneylandia.

  El diputado priista Emilio Gamboa desde la Cámara de Diputados lanza la
propuesta y yo estoy dispuesta a sentir simpatía electoral por cualquiera que
saque de circulación a esos seres abominables sin entraña que no se tocan el
corazón para jugar con la vida y suerte de los demás, porque no nos hagamos
idiotas ¿alguien espera que años en reclusión rehabiliten a estos monstruos?
 
  La opción que dan los defensores de los derechos humanos es la cadena
perpetua que no lo es tanto ya que la pena máxima en México es de 40 años no
acumulables y con la ley de normas mínimas y remisión parcial de la pena
hablaríamos que en no más de 18 años el sujeto estaría en la calle
delinquiendo de nuevo, eso, claro está, si no se fuga antes, tras vivir entre
rejas de nuestros impuestos gozando de visitas familiares, conyugales, comida
casera, televisión, celda privada y todo lo que su dinero le pueda comprar
gracias a la rampante corrupción carcelaria.
 
  No seamos inocentes, el Mochaorejas o estos judiciales de la banda de la
flor no tienen rehabilitación posible como tampoco la tienen quienes actúan
por compulsión como los violadores y pederastas, por lo tanto antes que una
manzana pudra a todo el barril es mejor desecharla.
 
 Por ello le invito a que presione por que la pena de muerte regrese a
nuestro país. Ya se que los estudiosos del derecho, mismos que posiblemente no
hayan pisado una cárcel ni de broma vengan a decirme que eso no limita la
delincuencia, argumento que tal vez sea cierto en teoría pero en la práctica
se ha demostrado que la mano dura ayuda bastante a evitar las reincidencias.
 
  En esos avatares de mi rocambolesca vida, pasé un tiempo en Afganistán
y Pakistán, paises musulmanes que no se andan con cuentos a la hora de castigar
el crimen.

 Allí si robas, se te corta la mano criminal y la horca te espera en casos
de asalto, asesinato o narcotráfico, con lo cual puedo afirmar que me sentìa
más segura al viajar al lado de los guerrilleros Mujaidines afganos que dejando
mi carro estacionado en una calle céntrica de la Ciudad de México.
 
  Por ello celebro y lo hago con mayúscula que el gobernador Perry de
Texas no haya echado la pata para atrás a la hora de castigar a José
Medellín, ese tamaulipeco indocumentado que hace 15 años tomó parte en la
violación tumultuaria, tortura y muerte de dos adolescentes en Houston y al
cual tan ‘valientemente’ defendió a un costo millonario el gobierno
mexicano aduciendo al hecho que cuando fue detenido él no solicitó auxilio
consular ni se le informó del derecho al mismo.

  Medellín, cínico en su confesión, esperó en el pabellón de la muerte
por una clemencia que no tuvo para con sus víctimas  tras alegatos legales que
le prolongaron la vida 15 años. Finalmente la Suprema Corte de Justicia de los
Estados Unidos se puso de corbata a la Corte Internacional de la Haya e hizo lo
que su ley dice en su país. Y de nuevo lo apoyo, ya basta de hacerle a la Madre
Teresa de Calcuta con esta bola de desechos sociales.
 
 Necesitamos mano dura, que delinquir no sea buen negocio, que la policía
nos cuide en vez de hacernos sus víctimas y que en México  el crimen no sea
buen negocio.
 
  Cuando pienso en cuantos Fernandos Martí hay por allí, víctimas de
judiciales, policías, Afis y demás yerbas, reitero mi llamado a que dejemos de
pastar mansamente como borregos y alcemos la voz con un ¡Ya basta! claro y
fuerte que se escuche en el 2009 en las urnas, único lenguaje que entienden
nuestros políticos Totalmente Palacio.

  A estas alturas de mi vida, tan llena de altibajos, bueno , más bajos
que altos, curtida por la crueldad  de verdaderos pros, no siento que tenga ya
nada que perder al intentar iniciar un movimiento ciudadano que responda
realmente a lo que siempre hemos soñado y nunca hemos obtenido, como dice mi
admirado Mario Benedetti :’Te quiero en mi paraíso, es decir que en mi
país la gente viva feliz, aunque no tenga permiso.
 
 ¿Te gustaría entrarle?

 Flor Berenguer

Energía y ventas

La Energía Alta Siempre Gana

Ser padre de familia y entrenador de balonpie como hobbie, siempre presenta nuevas oportunidades y retos. Quienes tienen hijos saben a lo que me refiero al ser testigos de esa extraordinaria manifestación de nosotros mismos, al verlos correr de un lado a otro en el campo de juego. ¡A veces quieres abrazarlos y a veces quisieras enviarlos a Siberia!

De vez en cuando surgen problemas, que muchas veces nos ofrecen la oportunidad de enseñarles una lección de vida. Cuando esto sucede, se apodera de mi una gran inspiración que me permite expresarles algunas palabras de sabiduría. Por lo general, tengo unos 30 segundos para acaparar su atención, en los que percibo de su parte algunas miradas de desinterés antes de que regresen velozmente a su mundo.

Hace poco hubo una queja respecto a que dos de nuestros mejores jugadores no estaban pasando el balón lo suficiente al resto de sus compañeros (una queja muy común). Hubo muchas inconformidades e incluso algunos de los padres de familia parecían inquietos y dispuestos a hacer más grande el lío.

El entrenador se acercó a mi después de varios intentos de corregir el problema en busca de un consejo que le pudiera ayudar a mejorar el desempeño del equipo. Lo curioso del asunto es que durante los entrenamientos todos los jugadores mostraban un buen desempeño, mientras que durante los partidos ocurría exactamente lo opuesto.

A lo largo de los años he aprendido que el 90% de las veces, el problema no está con el acusado sino con quien lo acusa! Culpar, justificar y quejarse de los problemas es como la mayoría de la gente pasa sus vidas. El origen de sus problemas por lo general está muy cerca de ellos y usualmente son la consecuencia de malos hábitos o de formas de pensar equivocadas. Todo ello sucede en un nivel subconsciente.

Le dije al entrenador que la solución a esta situación se podía resumir en una sola frase: “La energía alta siempre gana”. Me miró con un poco de incredulidad, sin embargo procedí a explicarle. En la ausencia de energía, una energía mayor inmediatamente llenará el espacio vacío. En una junta de negocios la persona con mayor energía y carisma dominará la reunión, si la energía del resto de los asistentes se encuentra en un nivel bajo. A veces esto puede ser positivo y a veces puede ser negativo.

Le comenté que muchas veces en los deportes y en los negocios la gente incluso “desaparece”. Algunos miembros de un equipo pueden estar dentro de la cancha o en el caso de una empresa, pueden estar trabajando en algún proyecto pero nadie lo nota. No tienen energía y por consecuencia sus acciones no tienen impacto alguno. Es como si se escondieran entre las sombras con la esperanza de que nadie se percatara de su existencia para evitar que alguien les pida que hagan algo o que pasen el balón.

La mente de los grandes atletas, las mentes de los niños y las de los líderes empresarios tienen muchas cosas en común. Inconscientemente “sienten” la energía que los rodea. Pueden ser compañeros de equipo, defensores, barreras, los límites del juego, etc.

Si alguna vez viste jugar baloncesto al grandioso Magic Johnson, seguramente en más de una ocasión te preguntaste como podía pasar la bola de esa forma. ¿Cómo podía anticiparse a esa fracción de segundo en la que encontraba a un compañero en pocisión de anotar? Cada año era el que mayor número de pases hacía porque podía sentir la energía, la intención y el enfoque de sus compañeros de equipo. Y por que él demandaba un alto nivel de energía por parte de sus compañeros.

Hay quienes desean pasarte el balón, desean hacer negocios contigo, pagarte dinero o comprar tus productos si estos son atractivos. Cuando tu energía está en un alto nivel te hace sobresalir, te conviertes en una persona con poder de atracción y el dinero fluye hacia ti. Cuando permaneces aletargado, con energía baja y esperando a que las cosas sucedan no sólo no podrás sobresalir, sino que nadie querrá hacer negocios o sostener una relación contigo.

¿Cuál es tu nivel de energía? ¿Eres consciente al respecto? ¿Te gustaría que los demás notaran tu trabajo y tu persona? ¿A veces te sientes frustrado y resentido por que no has obtenido lo que te mereces? Si este es tu caso, has las cosas de una forma diferente. Incrementa tu nivel de energía y elevarás el nivel de tus intenciones. Recuerda: ¡La energía alta siempre gana!

En la siguiente práctica del equipo hice un experimento. Hablé con los niños. Sabía que sólo tenía unos cuantos segundos para captar su atención y enseñarles esta importante lección. Esto fue lo que hice: les pedí que se pusieran de pie y que demostraran el máximo nivel de energía posible durante cinco segundos. Inmediatamente comenzaron a brincar y a moverse rápidamente abriendo los ojos por completo y con mucha intensidad.

Después de unos instantes grité: ¡Alto! Ahora, hagan una demostración de energía en un nivel medio durante cinco segundos. Los niños se limitaron a juguetear y a reír un poco.

Posteriormente les ordené que hicieran una demostración de baja energía. Algunos de ellos se tiraron al cesped arrastrando sus cuerpos, moviendo sus cabezas lentamente de un lado a otro quejandose y gruñendo.

Finalmente, les pedí que hicieran una demostración de AUSENCIA total de energía. Inmediatamente cayeron al cesped y simularon haber muerto.

Ahora estaba listo para explicarles mi punto de vista. Les pedí que volvieran a un estado de energía baja. Después de cinco segundos los detuve para preguntarles lo siguiente: “¿Alguno de ustedes le pasaría el balón a alguien que tuviera esa apariencia?” Todos gritaron al unísono: “¡NO!”

¡Eso es a lo que me refiero!, les dije. Si alguno de ustedes quiere que le pasen el balón, entonces tiene que demostrar un máximo nivel de energía. Nadie podrá verlos si no hacen notar su presencia. Ahora, repitan después de mi: “LA ENERGÍA ALTA SIEMPRE GANA! Todos repitieron la frase varias veces.

Ahora, debes preguntarte a ti mismo si tu nivel de energía es elevado y quién estaría dispuesto a hacer negocios contigo en base a ello.

La práctica de balonpie fue realmente extraordinaria. Los chicos estaban muy emocionados. Ellos poseían las habilidades físicas necesarias para jugar un gran partido sin embargo hasta ese momento nadie se los había hecho notar. Todos elevaron su nivel de juego como si sus vidas dependieran de ello. El nivel de energía siguió aumentando. Pasaban el balón como nunca, defendieron bastante bien y celebraban después de cada jugada. Al final estaban exahustos pero muy satisfechos por lo que habían logrado.

No hace falta mencionar que esto se convirtió en su himno de guerra. Ahora nadie se queja por la ausencia de pases. Si uno de los chicos quiere que le pasen el balón, sabe que debe hacer notar su presencia y ganarse el derecho con tenacidad, energía y lo más importante, una intención muy elevada de ganar. Durante los siguientes partidos instintivamente comenzaron a demandarse un alto nivel de energía mutuamente, celebrando después de cada intento de anotar. Aprendieron una lección muy valiosa en cuanto a liderazgo. Cuando la energía de un compañero de equipo es baja, se debe hacer lo que sea necesario para elevarla ya que el desempeño del equipo depende de ello.

Algo que llamó mi atención en este caso fue que algunos de los chicos que jugaban empleando tal vez la mitad de su potencial ahora juegan dando el 100% de si mismos. Ya no es un equipo con sólo un par de buenos jugadores. Es un equipo que no recibió un gol en cuatro partidos posteriores y que incluso pudo revertir un deficit de 3-0 basándose en su alto nivel de energía. Ahora todos anotan por igual.

De la misma forma, debes preguntarte… ¿dónde está tu energía? Cuando dos personas, equipos, organizaciones o grupos se encuentran frente a frente con un nivel similar de talento y recursos, ¡la energía alta siempre gana!

Si quieres aumentar tus ingresos, debes incrementar tu nivel de energía. ¿Cómo lograrlo? Convirtiéndote en una persona más activa, haciendo ejercicio, cuidando tu alimentación, aumentando tu compromiso hacia tu trabajo y tus compañeros de equipo, agendando actividades que representen mayores ingresos y eliminando las que tienden a bajar tu nivel de energía.

Cuando te sientas aflojerado, has lo que hicieron los chicos. Levántate de tu asiento y demuestra un alto nivel de energía durante diez segundos. Hazlo unas tres o cuatro veces. No dependas de la cafeína para sostener tu nivel de energía, a la larga tendrá un efecto negativo en tu cuerpo.

Si en tu equipo tienes compañeros con un bajo nivel de energía, que suelen desaparecer bajo las penumbras, que no se comprometen o que les gusta pasar desapercibidos… ¡contágialos de energía!

Aquellos que se responsabilizan de sus acciones ante sus equipos y ante si mismos y que están dispuestos a enfrentar nuevos retos y buscar nuevas oportunidades con un máximo nivel de energía, son quienes siempre tendrán las mejores oportunidades de ganar, aunque se equivoquen de vez en cuando.

¡Sé Increíble!
Blair Singer