Archive for 30 abril 2008

Opiniòn sobre Bioprogramaciòn

 

UN TIMO POR PARTIDA DOBLE

 

 

 

Bioprogramación y el sistema piramidal.

 

Estimado profesor Velmont: Tengo la siguiente consulta: en Internet se ha divulgado desde hace más o menos 3 años la Bioprogramación, creada por el famoso Maestro Fénix (Ignacio González de Arriba), que trata sobre "bioprogramar" el subconsciente para obtener el éxito en los 7 aspectos de la vida humana: sexualidad, salud, riqueza, amor, amistad, poder mental y fe. Dicha tecnología usa el proceso de visualizar mediante "películas" en TV, cine y asociado, estrategias mentales que se graban en el subconsciente, para obtener ciertos resultados deseados en los 7 aspectos mencionados.

 

1) Se habla también de poder aprender a meditar en 8 Hz (alfa), 6 Hz (zeta) y 4 Hz (delta), para conseguir estados de relajación mental y corporal que regeneran.

 

2) Se habla de que los seres humanos poseen 10 sentidos.(Vista, tacto, olfato, oído, gusto, equilibrio, sentido del tiempo, bioenergía, vista interior y….el décimo no se cual es…tal vez mediumnidad??)

 

3) Se habla de que se puede aprender y aplicar los mismos poderes que Jesús tenia en la Tierra (curar a los enfermos con imposición de las manos, resucitar, expulsar demonios, etc.)

 

4) Se habla de las 7 Bionergías del ser humano: sexualidad (rojo), salud (naranja), riqueza (amarillo), amor (verde), amistad (azul), poder mental (morado) y fe (violeta).

 

5) Se habla de los estados de la mente: estado 1(agresivo), estado 2 (pasivo-dependiente), estado 3 (eficiente-perfeccionista), estado 4 (eficaz), estado 5 (iluminación), estado 6 y 7(estado de poder). Jesús vino con la misión de elevar el estado de la humanidad del 3 al 4, la era del amor!

 

6) Se habla de que cuando viajamos al pasado y quedamos en el 1 año, en el presente tal vez solo pasaron minutos o sino horas; y cuando viajamos al futuro, un día en el futuro es como 1 mes o más en el presente!

 

7) Es el Maestro Fénix un Maestro de Luz?

 

Adrián O.

 

 

 

RESPUESTA

 

Apreciado Adrián: Cualquier método que hable de la mente y de la salud mental que no mencione siquiera a L. Ronald Hubbard o Dianética o Cienciología, ya de por sí tiene un atraso de más de medio siglo, por lo que resulta irremediablemente obsoleto.

 

Además, y en el caso específico de la Bioprogramación, el sistema consta de una serie de disparates cuya única finalidad es interesar al lector como para que pida informes, en cuyo caso se le empieza a entregar gratis material, el cual está armado de tal forma que de inmediato atrapa el interés, llegando incluso hasta el colmo de ofrecer poderes como supuestamente los tuvo Jesús.  

 

Después de unas cuantas lecciones gratis, y cuando el postulante está sumamente “enganchado”, le ofrecen la culminación de las enseñanzas y el título por una abultada suma.

 

El método se basa, fundamentalmente, en programar la mente para la obtención de salud, riqueza, amor, y unas cuantas cosas más, todas esas cosas apetecibles por cualquier ser encarnado.

 

Sin embargo, el sistema es nocivo porque implanta en la mente reactiva engramas, y los engramas, como cualquier orden hipnótica, no son experiencia sino acción impuesta. Es decir, la persona se siente compulsionada a seguir lo que los engramas ordenan, sin razonar sobre si conviene o no asumir tal conducta o actitud.

 

Los seres humanos, desde el momento de la concepción, e incluso antes –me refiero a vidas anteriores– van acumulando engramas. Estos engramas, que si aplicamos la terminología de Bioprogramación serían “programaciones”, cuando se restimulan dirigen compulsivamente la vida de la persona.

 

Lo que hay que hacer, entonces, es eliminar esas programaciones o engramas para liberar a la mente, porque si sobre esas programaciones se implantan nuevas programaciones, la mente en lugar de liberarse finalmente colapsará. Después, claro está, ni la propia persona ni el médico atribuirán el colapso a Bioprogramación.

 

Si dentro de esos engramas que la persona ya lleva consigo hay alguno con el contenido verbal contrario al implante que le hace Bioprogramación, entonces la situación es similar a dos mangueras cuyos chorros se enfrentan: en el centro se forma una confusión de aguas. Y en la mente ocurre la misma confusión. Esto, en el lenguaje de la Psiquiatría, se llama esquizofrenia.

 

Sería importante que leas en www.grupoelron.org el tema “Control mental” (utiliza el buscador del sitio para encontrarlo), porque te aclarará muchas cosas sobre la programación de la mente, siendo una de ellas el implante de “engramas de frustración”.

 

Con respecto a si el “Maestro Fénix” es un Maestro de Luz, este nivel no significa nada, porque por ejemplo Samuel Aun Weor es un Maestro de Luz y sin embargo enseñó cuando estuvo encarnado tantos disparates que sólo un milagro hizo que no descendiera de plano.

 

Por último, también configura una estafa el sistema de venta porque constituye lo que en la jerga mercantil se denomina “estafa piramidal”, disfrazada o no de de “sistema multinivel”.

 

Al pie te transcribo un texto al respecto que te introducirá en el tema. También puedes acudir al buscador Google (www.google.com) y poner en el casillero de búsqueda estafa+piramidal. Encontrarás material sumamente instructivo.

 

Un abrazo.

 

Horacio Velmont.

 

No lo puedo creer, otra vez el cuento

de la programación de la mente!

HORACIO VELMONT

Cuando alguien inventa algún sistema para programar la mente, ya desde el principio se sabe que se trata de un fraude porque a la mente para que funcione bien hay que “desprogramarla” y no programarla. A lo largo de la existencia, la mente reactiva, la segunda mente del hombre, recibe engramas, que son “programaciones erróneas” que afectan a la mente analítica, y cuando éstas se eliminan, la mente automáticamente funciona bien. Programar la mente significa literalmente implantar engramas sobre los engramas que alguien ya tiene. Esto es lo mismo que implantar demencia de lujo. El manicomio está lleno de este tipo de personas.

MENTE PROGRAMADA ERRÓNEAMENTE (TRISTEZA)

MENTE DESPROGRAMADA (FELICIDAD)

Todos los incidentes que se graban en la mente reactiva –esto sucede sólo cuando la persona está diminuida analíticamente, sea en forma total o parcial– son siempre “programaciones erróneas”, técnicamente denominados “engramas”. Estos engramas son similares a órdenes hipnóticas, y cuando se restimulan provocan trastornos mentales –e incluso orgánicos– impredecibles. Cuando la mente reactiva se “desprograma”, es decir, se le eliminan los engramas, la persona actúa según su patrón óptimo y es naturalmente feliz. La clave, entonces, es la “desprogramación” y no la “programación” de la mente.

 

JORGE OLGUÍN

También se detecta fácilmente el fraude de la Bioprogramación cuando el autor pregona que el sistema permitirá la adquisición de poderes como los que tenía Jesús, porque el Iluminado Maestro, aún siendo la elevada entidad espiritual que era, no tenía ningún poder porque en el plano físico los poderes no existen.

Hay que tener en cuenta que la ineficacia de un sistema no impide que exista algún tipo de alivio o incluso curaciones cuando se lo practica, pero no es debido al sistema sino al efecto placebo. Más información en “Efecto placebo”.

 

 

La otra parte del fraude de Bioprogramación es la forma de venta, porque se trata del famoso “Sistema piramidal” (ilegal) disfrazado de “Sistema multinivel (legal). En la Red hay muchos que han expuesto sus opiniones, y la gran mayoría se consideran estafados. Los pocos que hablan bien del sistema es porque de alguna manera le han encontrado “la vuelta”, para decirlo de alguna manera, como para hacerlo rentable, pero a costa de los incautos que “enganchan”. Y naturalmente lo defienden. El tema se puede ampliar utilizando el buscador Google (www.google.com) y poniendo en el casillero de búsqueda Bioprogramación+estafa o Bioprogramación+fraude. Ver también http://www.infoteca.com.uy/teletrabajo/articulos/laestafa_market2000.htm

 

 

 

Internet está repleto de sitios que denuncian la estafa del “Maestro Fénix” con Bioprogramación, y aunque no faltan quienes apoyan el sistema porque con él han hecho su negocito, siempre hay que tener presente que “cuando el río suena, agua lleva”… Ver más información en http://groups.msn.com/ELFRAUDEDEMARKET2000

 
Anuncios

Mas frases Ateas

 

"Rendirse ante la ignorancia y llamarla Dios siempre ha sido prematuro, y sigue siéndolo hoy." Isaac Asimov

"La religión es demencia colectiva". Mijaíl Alexándrovich Bakunin

"Él Dios que prohibió a Adán y a Eva comer los frutos del árbol de la ciencia quería, pues, que el hombre, privado de toda conciencia de sí mismo, fuera por siempre una bestia eterna, en cuatro patas ante Dios ‘viviente’, su creador y su amo". Mijaíl Alexándrovich Bakunin

"La verdad no demanda creencias. Los científicos no unen sus manos cada domingo, cantando ‘¡Sí, la gravedad es real! ¡Tendré fe! ¡Seré fuerte! Creo en mi corazón que lo que sube tiene que bajar. ¡Amén!’. Si lo hicieran, pensaríamos que están bastante inseguros de ello." Dan Barker ex-predicador

"Yo no creo en nada. Para mí la fe es algo tan odioso como lo es pecado para los creyentes. El que sabe, no puede creer. El que cree, no puede saber. El término "fe ciega" es una redundancia, pues la fe es siempre ciega" Ernest Bornemann.

 

"El ateo no dice ‘Dios no existe’, sino ‘No sé qué significa dios; no

tengo

una idea de dios; la palabra dios es para mí un sonido que no

transmite

ninguna afirmación clara ni distinta. No niego a dios, pero no puedo

negar

aquello de lo cual no tengo un concepto, y el concepto del cual tiene

el que

lo afirma es tan imperfecto que es incapaz de definírmelo’."Charles

Bradlaugh, "National Review", 25/11/1883

 

"Prefiero ser un mono transformado que un hijo degenerado de Adán".

Paul

Broca (1824-1880), cirujano y antropólogo francés.

 

"Sí Jesús hubiera sido ejecutado hace veinte años, los niños

católicos irían

a la escuela con sillitas eléctricas en sus cuellos en lugar de

cruces".

Lenny Bruce

 

"Cuanto más estudio las religiones, más me convenzo de que el hombre

nunca

ha adorado a nada más que a sí mismo."

Sir Richard Francis Burton

 

"Una mente crédula… encuentra el mayor deleite en creer cosas

extrañas y,

cuanto más extrañas son, más fácil le resulta creerlas; pero nunca

toma en

cuenta las que son más sencillas y posibles, porque todo el mundo

puede

creerlas."

Samuel Butler (1821-1890), novelista inglés.

 

"La religión es probablemente el cuento chino más grandioso jamás

contado.

Piensen en esto: la religión realmente ha convencido a la gente de

que hay

un hombre invisible… que vive en el cielo… que observa cada cosa

que

hacemos, cada minuto de cada día. Y el hombre invisible tiene una

lista de

diez cosas especiales que no quiere que hagas. Y si haces alguna de

estas

diez cosas, tiene un lugar especial lleno de fuego y humo y quemazón y

tortura y angustia donde va a enviarte para vivir y sufrir y quemarte

y

atragantarte y gritar y llorar para siempre hasta el fin de los

tiempos…

pero te ama."

George Carlin, "Brain Droppings"

 

"He comenzado a adorar el sol por algunas razones. Primero que nada, a

diferencia de algunos otros dioses que podría mencionar, puedo ver el

sol.

Está allí para mí cada día. Y las cosas que me provee son bastante

aparentes

todo el tiempo: calor, luz, comida, un día hermoso. No hay misterio,

nadie

pide dinero, no tengo que vestirme bien, y no hay un despliegue de

ostentación aburrido. Y además es interesante lo que he encontrado,

que las

plegarias que le ofrezco al sol y las que antes ofrecía a ‘Dios’ son

todas

respondidas en la misma proporción aproximada del 50 por ciento."

George

Carlin

 

"Por eso es que los religiosos están tan enloquecidos en contra de

Internet,

no por el contenido obsceno, sino porque ninguna religión puede

soportar el

acceso a la información." Robert Carr, Lamprey Systems,

 

"Si Noé hubiera sido realmente prevenido hubiera liquidado aquellas

dos

moscas". Hellen Castle

 

no creemos en la libertad de expresión para aquellas personas que

despreciamos, entonces no creemos en ella para nada".

Noam Chomsky

 

"Los dioses son cosas frágiles; pueden ser asesinados con un atisbo de

ciencia o una dosis de sentido común".

 

algo sobre infierno

 
 
 

INTERNACIONAL > Religión

 

( Nota del Sábado 9 de febrero de 2008 )

El infierno existe y es eterno, afirma el Papa

“La salvación no llegará para todos”, dice Benedicto XVI

El papa Benedicto XVI aseguró que el infierno existe y que es una posibilidad real para los pecadores, contradiciendo así a su antecesor Juan Pablo II, quien había negado la existencia del infierno como lugar.

“La salvación no es inmediata, automática ni gratuita, ni llegará para todos. Terminar en el infierno es una posibilidad real”, señaló el Pontífice durante un encuentro con párrocos romanos con motivo del inicio de la Cuaresma, según publicó el diario italiano “La Repubblica.

El mensaje de Juan Pablo II fue que el cielo no era “un lugar físico entre las nubes” y al infierno lo definió como “la situación de quien se aparta de Dios”. Benedicto XVI, en cambio, asegura que “el infierno existe y es eterno”.

El Papa también llamó la atención sobre lo poco que se habla en la Iglesia actual del pecado, del paraíso y del infierno.

Tiene razón el papa Benedicto XVI. Ya no se habla del infierno.

La reacción natural sería pensar que no es necesario porque la vida es suficientemente brutal como para agregar la idea de que el alma puede sufrir por los siglos de los siglos.

Pero también se puede pensar que el infierno ha dejado de preocupar porque es un concepto que se ha vuelto incomprensible e innecesario para nuestro tiempo.

El infierno de los griegos era un lugar subterráneo en el que los mortales pagaban sus ofensas a los dioses con castigos ejemplares.

Tántalo, por ejemplo, estaba condenado a padecer hambre y sed eternas porque se robó unas gotas de néctar de la mesa del Olimpo, pero la leyenda que ofrece otros casos no dice qué pasaba con otros mortales menos distinguidos.

Otros infiernos son más o menos terribles.

(…)el infierno no es un lugar sino un estado de ánimo propiciado por el diablo.

El infierno del Islam está lleno de fuego. Los muros del lugar son de fuego, y los pecadores reciben baños periódicos de agua tan caliente como cobre fundido, y llevan ropa de fuego, y son azotados con barras de hierro.

El infierno del hinduismo se llama samsara, y consiste en que uno nace y muere y vuelve a nacer hasta que logra una vida pura, sin preocupaciones ni deseos, y se integra al universo de donde todo vino y a donde todo va.

Aparece el diablo

Imagen del infierno XV realizado por Botticelli para ilustrar "La divina comedia" de Dante.

El infierno cristiano tal y como lo conocemos fue creación de Dante, que en la Divina Comedia describe con palabras lo que Doré ilustró con buriles, avernos con rincones tétricos donde asoman figuras fantásticas que sufren castigos terribles.

Ante imágenes tan poderosas como misteriosas, uno terminaba por concluir que al infierno se van los niños que se portan mal, como todos sabemos, y ahí estarían o están casi todos los amigos.

Pero el papa Benedicto XVI no ofreció detalles del infierno tan temido de los cristianos, y uno no tiene por qué hacerlo.

La teología, ahora como entonces, es cosa de otros. Si acaso se preguntaba uno qué destino habían tenido y tendrán los millones y millones de personas que creen en otros dioses o en nada.

Y uno llegaba a la conclusión de que el infierno no es un lugar sino un estado de ánimo propiciado por el diablo.

El pontífice dice que el diablo es una poderosa presencia real que confunde y que preocupa, y que se puede ver como una libertad conflictiva que se opone a la libertad que viene de Dios.

Hay quienes señalan la naturaleza divina del diablo y sostienen que su caída se debió a que en vez de salvar a los hombres se convirtió en uno de ellos.

El Diablo de Giovanni Papini era en 1953 un ser que eventualmente se redime y vuelve a ser lo que era, primo inter pares, el ángel pródigo, Lucifer. Pero, en fin, los asuntos divinos son demasiado para una columna que aparece los jueves.

Uno o los otros

El diablo da miedo hasta cierta edad, y después se convierte en cita bibliográfica, tema de película, discurso de teólogos, materia de sermones, concepto de estudiosos de la naturaleza humana y sus alrededores.

Dice bien Benedicto XVI. El diablo no es algo claro en ningún sentido de la palabra. Uno piensa en el diablo y piensa en Pito Pérez, el personaje de la novela de José Rubén Romero que se atrevió a decir "Pobrecito diablo, qué lástima le tengo".

Según Pito Pérez, los hombres buscan vergonzosamente al diablo para la disipación, y se anegan en todas las delicias del pecado sin que Satanás oiga alguna vez un "Gracias, diablo mío" por el placer recibido o procurado.

El diablo da miedo hasta cierta edad, y después se convierte en cita bibliográfica, tema de película, discurso de teólogos, materia de sermones, concepto de estudiosos de la naturaleza humana y sus alrededores.

Uno, menos docto, piensa en el diablo y termina por recordar noches oscuras pobladas por ruidos que la imaginación atribuía a demonios, vampiros o seres de las profundidades de Lovecraft, cuyos libros había que ocultar antes de que se pusiera el sol.

Hay días en que uno piensa que el infierno está en Medio Oriente, en las naciones de África devastadas por guerras y males sin cuento, en las regiones donde la tierra tiembla y escupe fuego y el mar arrasa, en los arrabales donde es difícil ser feliz.

Pero eso no sería justo porque significaría que quienes sufren esas calamidades son culpables de algo, antes o ahora, aquí o en otra parte.

Y hay días en que uno piensa, como Sartre, que el diablo son los demás. O como T.S. Eliot, que el diablo es uno mismo. Aunque esa es otra cosa que ha dejado de preocuparnos.

Visite el nuevo blog de Miguel Molina

 

 


Sobre el poder…

COLUMNAS

Mi relación con Gordon Brown

Daniel Ortega antes y ahora

Ecuador, petróleo, piyemoidis

Párrafos sobre el nivel del fútbol

En Venezuela nadie gana

Cosas de silencio y de ruido

Recuerdos de esta primavera

Dos formas de ver el narcotráfico

Aborto, pecado, delito

Sin respuestas en Virginia

Apuntes sobre reforma migratoria

Un día de abril a las trece horas

Pensar en el infierno

Cuántos muertos necesitan

Gira de relaciones públicas

Mujeres y madonas madrileñas

Bolivia y la mariposa

Las maras en marzo

Pensar en la belleza

Tarde o temprano

Escándalos británicos

Noriega

Los rumanos no llegan

Tarde o temprano

Asesinatos, ejecuciones y motines

ARCHIVO 2006

El huevo a fin de año Y OTRAS NOTAS

ARCHIVO 2005

Otro año Y OTRAS NOTAS

ARCHIVO 2004

Esto nos espera Y OTRAS NOTAS

ARCHIVO 2003

Miles de ancianos muertos de frío Y OTRAS NOTAS

ARCHIVO 2002

Los A, los B y un agregado Y OTRAS NOTAS

ARCHIVO 2001

Argentina como pretexto Y OTRAS NOTAS

ARCHIVO 2000/1999

Tres mitos para Caterine Y OTRAS NOTAS

SERIE ESPECIAL

El derecho de llorar

EN ESTA SECCIÓN

Mi relación con Gordon Brown

Daniel Ortega antes y ahora

Ecuador, petróleo, piyemoidis

| ¿Qué es RSS?


Sobre el Cielo

Quitando prejuicios sobre el cielo

 

Entrevista al autor de «El cielo, lugar del deseo de Dios»

 

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 3 septiembre 2006 (ZENIT.org).- El padre Zdzislaw J. Kijas, decano de la Facultad Pontificia Teológica San Buenaventura («Seraphicum») de Roma, acaba de escribir un libro sobre el cielo en el que invita a tener una visión «positiva y creativa» de uno de los misterios centrales de la fe.

«El cielo, lugar del deseo de Dios» («Il cielo, luogo del desiderio di Dio»), ha salido en las librerías italianas por iniciativa de la editorial «Città Nuova».

Zenit ha hablado con el padre Kijas, religiosos franciscano conventual, polaco, quien ha sido profesor de Teología sistemática y ecuménica en la Academia Pontificia de Teología de Cracovia, para comprender cómo aparece el cielo hoy a los ojos del creyente.

–Empecemos con la pregunta central: ¿qué es el cielo?

–P. Kijas: Antes que nada, existe el cielo visto con los ojos de la fe, una unión con Dios, una unión que debe leerse en la óptica de los textos sagrados, en concreto con el auxilio del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Pero el cielo es algo más profundo que esta unión. Sus características se pueden deducir de los datos bíblicos y también de nuestra experiencia, de los momentos especiales de la vida, en los que experimentamos tranquilidad, serenidad, ausencia de deseos malos y de temor.

El cielo no es un lugar material o geográfico, es más que un estado de ánimo, es nuestra interioridad, nuestro ánimo que permanece sereno consigo mismo, es experimentar la paz auténtica, vivir la alegría de la riqueza de la vida con la paz del corazón.

–¿Está diciendo que cada uno tiene su cielo?

–P. Kijas: Cada hombre tiene su cielo personal porque es como un microcosmos, ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Jesús ha muerto y resucitado por cada hombre, cada hombre tiene su propia riqueza, sus propios deseos.

Los creyentes deben tender al enriquecimiento personal, en la búsqueda del cumplimiento de la propia vida, de los proyectos que son esenciales en la vida de cada uno, de cada pareja, de los consagrados y de las comunidades.

Basándose en los datos bíblicos y en la propia vocación, en la llamada universal a la santidad, con la ayuda de Dios y de su gracia, cada uno está llamado al estado óptimo de la propia vida, una unión más perfecta, personal con Dios. He aquí el propio cielo: santidad de Dios personalizada, encarnada en la propia vida. Una unión personal que conduce al desarrollo pleno de la semejanza con Él.

Cada época tiene desafíos, llamadas. El arte, la música, la literatura son expresión del propio estado de vida, reflejan en un lenguaje visible y figurativo el propio estado de ánimo y las características de la propia unión con Dios. El modo de expresarse, de hacer arte se convierte así en espejo de la relación entre artista y Dios.

–¿Cómo responder a este «deseo» del cielo?

–P. Kijas: En mi libro hablo de responder al deseo del cielo, de revivirlo no limitándose a buscar el cielo en la tierra en las relaciones, aunque sean fundamentales que vivimos en el mundo.

Estas relaciones son importantes, como es importante esforzarse por leer los gérmenes del estado paradisíaco ya aquí en esta tierra, pero lo que cuenta es comprender que aquí en la tierra sólo hay pálidos reflejos de aquéllos a lo que estamos llamados realmente.

La fuerza de cambiar lo cotidiano, el valor de afrontar los problemas, el deseo de vivir más profundamente nuestra vocación humana, nuestro trabajo, las relaciones humanas, nos viene sólo de la frescura del deseo de la unión con Dios que para nosotros, los creyentes, es el cielo.

He aquí la creatividad cotidiana en relación con el paraíso. Sin separarse de la realidad terrena, hay que intentar cambiar todo con la fuerza del deseo del cielo, formar nuestra realidad cotidiana con vistas al paraíso, transformando la tierra con el deseo del cielo.

–¿Qué idea tiene del cielo?

P. Kijas: El cielo no es algo estático, la misma imaginación nuestra no lo capta como algo estático. Es un continuo acontecer, un crecimiento que avanza con nuestra llamada, nuestros deseos, nuestras mismas deficiencias.

La idea que yo tengo, común a muchos, es la de una reciprocidad hecha de diálogo, nunca un estar bien solos sino en diálogo, un reflejo de la vida de la Trinidad, comunión de personas que se aman y se donan en abundancia. Este es el estado paradisíaco, nunca poseer, sino estar abierto a las necesidades del otro, a su bien, una respuesta de amor a la petición de amor ajena.

Cielo y paraíso son como sinónimos, un estar bien juntos, consecuencia del estar bien con Dios, convencidos de que sólo Él hace que nosotros estemos bien en comunidad. El cielo es comunión de amigos, nunca una realidad aburrida, una riqueza enriquecida por los otros. La Iglesia nos invita a abrirnos a este diálogo que nos hace pregustar sobre la tierra el sabor de la balegría del cielo.

 

© Innovative Media, Inc.

La reproducción de los servicios de Zenit requiere el permiso expreso del editor.

 

secretos del agua

Agua, la gran desconocida

 

 

La mente humana, los sentimientos y las intenciones, influyen en la estructura molecular del agua que es capaz de recoger estos y otros estímulos.

 

Gracias a las investigaciones del japonés Masaru Emoto, hemos podido conocer cosas impresionantes sobre la naturaleza del agua. Aunque mejor que ‘conocer’ tendríamos que decir ‘hemos podido ver’ porque es a través de fotografías, cómo este investigador nos muestra cómo la mente humana, los sentimientos y las intenciones, influyen en la estructura molecular del agua que es capaz de recoger estos y otros estímulos. ¿Se intenta comunicar con nosotros? ¿Qué mensaje nos quiere transmitir? Estas y otras preguntas se agolparon un día en la mente del doctor Emoto y desde entonces no ha cesado en sus investigaciones.

Aunque en Japón lleva publicados más de doce libros, en España aparece el primer título en 2003, "Mensajes del Agua. La belleza oculta del Agua" y más recientemente, "El poder curativo del Agua". Vamos a hacer un repaso de su trabajo.
Tras realizar miles de experimentos con agua de distintos lugares y fotografiar la forma en la que cristaliza, observó que ésta dependía no sólo del lugar de donde había sido extraída el agua -pureza, niveles de contaminación, etc.-sino también de las palabras, los sonidos, los pensamientos que se habían aplicado durante el proceso. Todo ello hacía variar las formas en las que cristalizaba el agua.
Tomó muestras de una fuente cristalina de Japón, congeló algunas gotas, las observó con el microscopio y consiguió fotografiarlas. La imagen mostraba un hexágono perfecto parecido a un copo de nieve. Hizo lo mismo con agua de un río contaminado y observó que apenas se había cristalizado.
Expuso moléculas de agua a la música clásica y vio una imagen de cristales perfectos. Lo mismo ocurrió cuando se colocaron a su lado palabras como ‘gracias’, ‘amor’, ‘fuerza’ en distintos idiomas. O cuando se cantaron canciones tradicionales u oraciones de distintos ritos. El resultado eran distintos cristales perfectos.
Por el contrario cuando se expuso el agua a la música heavy metal, a palabras negativas como ‘eres tonto’, a discursos de Hitler, o se le aplicaron pensamientos negativos, el agua no sólo no se cristalizó sino que adoptó una estructura totalmente fragmentada.

Pero aún quedaban más cosas por descubrir. Cuando al doctor Emoto se le ocurrió tratar el agua con aceite aromático de flor, vio con sorpresa como la cristalización resultante tendía a imitar a la propia flor.
No era la primera vez que el agua cristalizada era objeto de estudio. A finales del siglo XIX y principios del XX, el naturalista Wilson Bentley llegó a dedicar cuarenta inviernos de su vida a fotografiar -con los precarios medios de entonces- los cristales que formaban los copos de nieve. Se sentía atraído por la belleza de aquellas formaciones a las que denominó ‘milagros de belleza’.

Si el agua como parece ser, tiene memoria, ¿podremos encontrar en algún rincón del planeta una porción donde se haya ‘guardado’ celosamente parte de nuestro origen?

Pero es el doctor Emoto quien introduce el ingrediente que ha puesto en jaque a la comunidad científica, que de momento no se ha pronunciado. El investigador japonés asegura que ha dado este primer paso partiendo de un punto de vista humano y espiritual, más que científico. Más de 10.000 fotografías en cuatro años y medio, son sólo la punta de este enigmático iceberg. Más que respuestas, Emoto por el momento plantea preguntas, reflexiones que obligan a ir más allá de lo que vemos.

Si tal como se comprueba en esas fotografías nuestros pensamientos son capaces de influir en el agua, ¿qué puede hacer ella en nosotros si está presente en el 70% de nuestro cuerpo? Si el agua como parece ser, tiene memoria, ¿podremos encontrar en algún rincón del planeta una porción donde se haya ‘guardado’ celosamente parte de nuestro origen? Si el agua es consciente, ¿cómo le repercute el grado de derroche y contaminación producido por el hombre? ¿Cuáles serán las consecuencias? El agua ha sido la gran protagonista de años pasados: inundaciones, tsunamis, lluvias torrenciales, ¿qué lectura deberíamos hacer de esto?
¿Qué responsabilidad tiene en todo ello el hombre? ¿Conocemos el poder del pensamiento y la fuerza de la conciencia humana? ¿Qué mensajes nos está transmitiendo el agua? ∆

Libros recomendados: "Mensajes del Agua. La belleza oculta del Agua" (La liebre de Marzo) y "El Poder curativo del Agua" (Obelisco) de Masaru Emoto. En la página Web del doctor Ángel Escudero (http://dr.escudero.com) está disponible gratuitamente su libro, "Curación por el pensamiento". El doctor propone a quien lo descargue dar el importe de la obra, 5 e a "una persona necesitada".

 

 

 

 


CREDO DEL GRUPO

 
 

 

El Credo del miembro de un grupo verdadero

 

Por L Ron Hubbard

 

 

En nuestra era burocrática, es frecuente que los miembros de un grupo sientan desesperanza y falta de efectividad al enfrentar dificultades que parecen insuperables. Algunos incluso llegan a sentir que estarían mejor sin aliarse a grupo alguno. Pero, es inevitable, nadie puede sobrevivir solo, y al negarse la afiliación a un grupo, se niega ese cierto orgullo y satisfacción que sólo puede surgir del trabajo de equipo.

En su investigación de la tecnología de grupos, L. Ronald Hubbard codificó los principios claves que deben seguir los miembros de cualquier grupo para alcanzar sus metas. Se les presenta en el siguiente código, escrito en enero de 1951.

Con estos principios, una persona puede incrementar bastante su contribución al grupo, al mismo tiempo que mantiene su autodeterminación.

La persona que participa con éxito en un grupo, es la que en sus propias actividades se aproxima muy de cerca al ideal, la ética y los principios fundamentales del grupo en general.

La responsabilidad del individuo por el grupo como un todo, no debe ser menor que la responsabilidad del grupo por el individuo.

El miembro del grupo tiene, como parte de su responsabilidad, el buen funcionamiento de todo el grupo.

Un miembro del grupo debe ejercer e insistir en sus derechos y prerrogativas como miembro del grupo e insistir en los derechos y prerrogativas del grupo como grupo, y no permitir que estos derechos disminuyan en modo o grado alguno por ninguna excusa o exigencia.

El miembro de un verdadero grupo debe ejercer y practicar su derecho a contribuir con el grupo. Y debe insistir en el derecho del grupo a que contribuya con él. Debe reconocer que cuando se niega cualquiera de estas contribuciones como derecho, dará como resultado innumerables fracasos del grupo. (Estado de beneficiencia es ese estado a cuyos miembros no se les permite contribuir con el estado, sino que deben aceptar la contribución de este).

El miembro del grupo debe rechazar y obstaculizar la confusión de los asuntos del grupo por cambios súbitos de los planes no justificados por las circunstancias, el colapso de los conductos reconocidos o el cese de operaciones útiles en un grupo. Debe cuidarse de no enturbular a un gerente y de este modo disminuir el ARC.

El miembro del grupo debe corregir para bien de este, el fracaso en planear o el fracaso en reconocer las metas, llevando el asunto a una junta o actuando por propia iniciativa.

Un miembro del grupo debe coordinar su iniciativa con las metas y los principios fundamentales de todo el grupo y con la de los demás miembros, y hacer públicas sus actividades e intenciones para que todos los conflictos puedan ponerse de manifiesto con anticipación.

Un miembro del grupo debe insistir en su derecho a tener iniciativa.

Un miembro del grupo debe estudiar, comprender y trabajar con las metas, los principios fundamentales y las ejecuciones del grupo.

Un miembro del grupo debe trabajar dentro del grupo, para llegar a ser tan experto como sea posible, en su tecnología y destreza especializadas, y debe ayudar a otros individuos del grupo a comprender esa tecnología y destreza, y lugar que estas tienen en las necesidades de organización del grupo.

Un miembro del grupo debe tener un conocimiento funcional de todas las tecnologías y destrezas del grupo para entenderlas y entender el lugar que tienen en las necesidades de organización del grupo.

El nivel de ARC del grupo depende del miembro del grupo. Debe exigir líneas de comunicación de alto nivel. Claridad en la afinidad y realidad. Y saber las consecuencias de no tener tales condiciones. Y debe trabajar continua y activamente para mantener alto ARC en la organización.

Un miembro del grupo tiene derecho a que se vea con dignidad su labor y derecho a opinar sobre ella y a manejarla.

Un miembro del grupo debe reconocer que él mismo es un administrador de alguna sección del grupo y de sus tareas, y que debe tener, tanto el conocimiento como el derecho a dirigir ese campo del que es responsable.

El miembro del grupo no debe permitir que se aprueben leyes que limiten o proscriban las actividades de todos los miembros del grupo debido a fallos de algunos miembros del grupo.

El miembro del grupo debe insistir en una planificación flexible y la ejecución infalible de los planes.

El desempeño óptimo del deber de cada miembro del grupo debe ser entendido por el miembro del grupo como la mayor salvaguarda de su propia supervivencia y la del grupo. Es asunto pertinente a cada miembro del grupo que cualquier otro miembro del grupo logre el desempeño óptimo, ya sea que la cadena de mando o la similitud del campo de actividad justifique tal supervisión o no.

De un ensayo sobre Dirección 9 de enero l951 

© 1996-2004 Church of Scientology International. All Rights Reserved.

For Trademark Information on Scientology Services.


 

Terapia musical

MUSICOTERAPIA

Para la timidez, Beethoven; agotamiento nervioso, Joseph Haydn; depresión constante, los valses de Strauss; insomnio o jaqueca, Franz Schubert. Estas son algunas de las "recetas" musicales que los médicos europeos o americanos brindan a sus pacientes. Los resultados son extraordinarios e indican un gran redescubrimiento del poder de la música, bien conocido por los antiguos. Un poder que puede curar y dar vida, pero que puede también, mal usado, incluso matar. La emisión continua de música durante las horas de ocio, en casa o en el trabajo, no es tan solo capaz de enfermarnos sino que también puede ser la causa de que ciertos tipos de conocimiento se vean eliminados por completo de nuestro cerebro.

Esta alarmante declaración fue efectuada en noviembre de 1975 por un pedagogo y sociólogo de la música , el Dr. Hermann Rauhe, de Hamburgo. El explicó el fenómeno de la siguiente manera: "Ciertas estructuras musicales, como por ejemplo el acid rock (rock duro), o ritmos semejantes, superexcitantes y duros, conducen a una mayor producción de hormonas. Si se consume tal tipo de música regularmente, tiene lugar una superproducción de hormonas y, consiguientemente, una oferta demasiado grande de energía, que, en general, no puede consumirse por falta de ejercicios. Según el Profesor Rauhe, los resultados de esto son la arterioesclerosis y los infartos, originados en la polución sonora del medio ambiente.

Los antiguos ya sabían, mucho antes que nosotros, que la música pude lograr que la gente se enferme e incluso enloquezca, como lo demuestra el ejemplo histórico de la destrucción de las murallas de Jericó por el sonido de las trompetas. Quizás los antiguos supiesen mucho más que nosotros acerca de los efectos de la música. Dijo Agrippa de Nettesheim (1486-1535): "Saxo Grammaticus (1150-1208) relata en su Historia de los Daneses acerca de un músico que se vanagloriaba de ser capaz de conseguir que los demás enloqueciesen. Entonces el rey le ordenó que probase la veracidad de sus afirmaciones , lo que este hizo. Comenzó a tocar música erudita y solemne, prosiguió con melodías más alegres y vivas que hicieron que la concurrencia hiciera gestos y movimientos, hasta que todos perdieron por completo la mesura, dominados por ritmos cada vez más movidos y locos". Dice Willy Schroeder de los aspectos demoníacos de la música: "Hay una magia satánica de los sonidos. Ya en los más antiguos tiempos era apreciada la música como un instrumento de magia. Tanto los magos blancos como sus adversarios los magos negros utilizaban sonidos que, en una determinada combinación y ritmo, actuaban de acuerdo con ciertas leyes del ocultismo. El hecho de que hayamos olvidado esas leyes no impide que estas no tengan aplicación en las adquisiciones más modernas de la música atonal. Los que practican esa música son concientes de su influencia sobre el alma humana, aplicando, incluso inconcientemente, el principio satánico basado en la desorganización de los tonos y en la desarmonía. La atonalidad es lo inmoral en la música. Tales sonidos tenían un lugar importantísimo en las bacanales, en las orgías y en los rituales del satanismo. En las misas negras, por ejemplo, se tocaba música atonal. Sin embargo, la música puede ejercer una influencia tanto maléfica como benéfica sobre los hombres y los animales. Hoy en día tenemos la terapia musical, cuya importancia ya era reconocida por nuestros antepasados y aplicada en gran escala.

Según la enciclopedia Brochaus, la terapia musical es "un remedio psicoterapéutico de la condición psicosomática del ser humano. El esfuerzo por curar las enfermedades con la ayuda de la música es antiquísimo". De hecho, entre los árabes y egipcios, el médico era un música mágico que influenciaba cuerpo y alma con el poder del sonido. Y un proverbio chino de hace 3000 años ensalza la música como "un remedio que prolonga la vida". También en el Viejo y Nuevo Testamento encontramos muchos ejemplos del poder curativo de la música. Y en ciertas tribus norteamericanas, el curandero, para curar ciertas enfermedades, cantaba melodías a sus pacientes para ayudarles en su recuperación., al mismo tiempo que les aconsejaba inventar y cantar ellos mismos otras canciones. Sin embargo el hecho de que los pueblos "primitivos" revelen muchas veces una mayor confianza en el poder de los tambores y trompetas para curar las enfermedades no tiene nada que ver con la superstición. El Lama, sacerdote tibetano, que es también médico y entra a la casa de los pacientes haciendo música, no quiere curar al enfermo precisamente con su música. Utiliza apenas la música como medio para lograr la concentración de la voluntad del paciente y así llevarlo al éxtasis necesario para que se cure.

Los griegos veneraban a Esculapio, hijo de Apolo y en su mitología el dios de la medicina descendía directamente del dios de la música. En la Ilíada de Homero podemos leer que una epidemia provocada por Apolo fue eliminada por el coro de Aechaeros. Se cuenta también en el libro 29 de la Odisea que una herida de Ulises dejó de sangrar cuando fue tratado con música. Hay innumerables ejemplos en los cuales la música, como remedio, hace "milagros". El filósofo y matemático griego Pitágoras (570-497 A.C) se libó de una manada de lobos prontos a devorarlo tocando una flauta, y fue uno de los primeros que intento curar enfermedades con la ayuda de la música. Fue así que toco música seria y suave en un determinado ritmo, par curar a un joven borracho que intentaba incendiar por celos la casa de su amada. El filósofo y naturalista griego Tales de Mileto (650.560 A.C.), uno de los siete sabios de Grecia y también uno de sus mayores filósofos y músicos, evito, a su vez, a partir de dulces melodías, una revuelta popular en Lacedemonia, así como también terminó, con la música de su arpa, con una peste terrible que surgió como una "contaminación melancólica" (hoy diríamos "contaminación psíquica").

Los griegos trataban los "disturbios de la conciencia" de un modo bastante metódico y curioso. Con la ayuda de ciertos estímulos sonoros y melódicos intensificaban el efecto psicopático hasta que el paciente alcanzaba una explosión descargando de tal modo toda la tensión acumulada. Los maníacos religiosos, por ejemplo, debían oír continuamente ciertas melodías de flauta, conocidas por intensificar el éxtasis religioso. Y tenían que escuchar dichas melodías hasta que su propia alucinación, intensificada al extremo, se "agotaba".

Louis Pauwels, en su libro "el Señor Gurdjieff dice lo siguiente: "la música objetiva se basa en las octavas inferiores. No es solo capaz de causar resultados psicológicos sino también determinados resultados físicos". Hay música, sostiene Pauwels, que hace congelar el agua y música capaz de matar una persona inmediatamente. La historia bíblica de los muros de Jericó, derribados por la música, es una historia acerca de la música objetiva. Normalmente, la música, como cualquier otra expresión artística, es incapaz de destruir edificios, pero la música objetiva si puede hacerlo. Y es capaz tanto de destruir como de construir.

Los experimentos realizados con la terapia musical durante al anestesia demostraron que la música no se limita a actuar sobre el cuerpo humano. Su esfera de influencia va más allá de las fronteras de la conciencia, llegando a profundidades del inconciente, de donde quizás surgen nuestras energías más vitales y esenciales. El Dr. Wittenberg, jefe de la sección de anestesia del hospital de Luneburg, dice que los pacientes pueden durante una operación escuchar su música preferida mediante un auricular. Les basta con elegir una cinta de la variadísima colección del hospital mismo. Investigaciones realizadas en los grandes hospitales de Alemania demuestran que cada vez más los médicos están utilizando a la música como terapia durante las operaciones. El Dr. Sommer Pedersen, del hospital de la Universidad de Copenhague de Dinamarca, también realiza hoy la mayoría de sus operaciones bajo sonidos de la música ligera. Y el médico sueco Dr. Erik Block, jefe de la sección de ginecología de un hospital, dijo: "Combinando la música de Mozart con la hipnosis, durante el parto, conseguimos disminuír notablemente la mortalidad de los recién nacidos. Conseguimos salvar el año pasado la vida de más de 30 bebes gracias a la música". Block encuentra que la música ayuda a las madres a relajarse acortando así el tiempo de parto. Muchos médicos están también utilizando música en sus consultorios a fin de relajar a sus pacientes y a que generalmente quien va a consultar al médico o al dentista se siente bastante asustado, lo que aumenta la presión y puede ser peligroso para la gente muy miedosa.

Dice un médico alemán: "Hago sonar en la sala de espera de mi consultorio cintas escogidas especialmente por un terapeuta musical. Cada pieza dura aproximadamente de dieciséis a veinte minutos y luego de un intervalo de la misma duración sigue otra pieza. Desde que comencé a utilizar a Mozart, Tchaikovski y Beethoven en mi consultorio los pacientes se sienten mucho mejor". Todo esto demuestra que en nuestro tiempo el tratamiento a través de la música se está haciendo cada vez más común y natural. Incluso la medicina moderna, con sus enormes progresos, comprendió el gran valor de la música como terapia, reconociendo así la sabiduría de los antiguos.