Archive for 30 noviembre 2007

Me doy cuenta que estoy en el infierno

 

Cielo e infierno

El infierno

La ventaja que tiene el infierno es que todo funciona mucho mejor.

No hace falta que nadie oganice nada, ni que los demonios se pongan de acuerdo entre ellos o con sus clientes. De hecho, pese a la imagen que solemos tener del infierno, la verdad es que los demonios no hacen nada. No hace falta recordar que los demonios no son de naturaleza sociable ni participativa.

Simplemente con que cada demonio o condenado se comporte de manera egoísta y persiga su propio interés, el infierno se mantiene en contínuo y perfecto funcionamiento. No hace falta nada más.

La gente cree que el infierno es una especie de prisión en llamas, donde los demonios se dedican día y noche a mantener las calderas bién alimentadas. Pero no es cierto.

A los condenados al infierno se les hace creer que están el el cielo, y se les anima a elegir su propia felicidad. Les dicen que tienen derecho a hacer lo que quieran para alcanzar su meta, y que impedírselo sería una injusticia.

Paradójicamente, esto convierte al infierno en una terrorífica máquina de crueldad.

Por ejemplo: Cuando un condenado quiere escuchar música nadie se lo impide. Al contrario, se le anima a ejercer su legítimo derecho. Sobre todo, si eso molesta al condenado de al lado, que quiere dormir. Y, por supuesto, las autoridades infernales ven con satisfacción cualquier intento del segundo por proteger su derecho al descanso e impedir a su vecino escuchar esa música.

Por eso mismo los demonios, como te decía, no tienen que hacer nada. Simplemente actúan como cualquier condenado y buscan satisfacer sus gustos. De hecho, hay quién dice que los demonios no existen, que simplemente son los condenados con más habilidad, experiencia o fortuna para manipular, extorsionar o aprovecharse del resto. No sé si esto es cierto pero, si así lo fuera, el infierno sería la creación más eficiente jamás concebida por hombre, demonio, espíritu o diós alguno.

Cada uno solo tendría que seguir su propio interés, y sería como si una mano invisible guiase al infierno a su máxima eficiencia. Brillante. Maquiavélico.

Y todo esto sin hablar de la frustración que provoca esta contínua e imposible búsqueda de satisfacción. Los condenados escuchan contínuamente que lo único que se interpone entre la felicidad y ellos es su propia búsqueda y que aquellos que aún no la han encontrado solo lo deben a sus limitaciones naturales: Si aún no has llegado a lo más alto, es que no has pisado suficientes cabezas.

Lo que sí es necesario es que se impida cualquier posible brote de cooperación. Si algunos condenados empezasen a colaborar entre ellos, ese estado de contínua guerra hobbesiana perdería eficacia. Es muy improbable que llegaran a subvertir el orden demoníaco, pero sin duda no sería todo lo perverso que puede ser.

Por ello es importante que los condenados crean que están en el cielo, que viven en el mejor de los mundos y que las cosas no pueden ser de otro modo. Y por eso se les recuerda contínuamente que tienen derecho a alcanzar esa felicidad prometida, aún a costa de los demás.

Si, el infierno sí que funciona bién.

El cielo

El cielo es mucho más complicado.

Porque, claro, se supone que allí debe estar agusto todo el mundo. Y eso, siendo como somos cada uno de una manera y con unas opiniones, es muy difícil.

Una buena parte del tiempo se les va en decidir qué quieren hacer y cómo lo van a hacer. Por ejemplo: ¿Qué temperatura es la ideal y con qué margen de variación? ¿Cada cuanto tiempo debe cambiarse para adaptarla a los gustos de todos?

Y ponerse de acuerdo no solo es cansado y difícil. A menudo también es mucho más lento. Y organizar el trabajo para que nadie haga más que los demás o nadie se aproveche es francamente complicado.

Además, cuando uno decide hacer algo, debe tener siempre en mente si eso causará algún perjuicio a los demás. Después de todo, ellos también se han ganado el cielo y no es cosa de estropeárselo. Ser amable con todo el mundo puede ser muy cansado.

Seguro que tú creías que el cielo era perfecto y que todo era disfrutar. Pero no es cierto. Lo de las arpas queda muy bién en una postal pero ¿Y los que prefieran tocar el banjo?. Los ríos de miel necesitan muchísimo mantenimiento para estar límpios (y uno se aburre muy pronto de la miel) y las huríes molan, pero también tienen sus derechos y no pueden ser tratadas como objetos sexuales (despues de todo, ellas también están en el cielo).

Comparativa

Por eso las cosas son más complicadas en el cielo que en el infierno. Supongo que se podría aplicar alguna versión de la segunda ley de la termodinámica, pero eso te lo dejo a tí como ejercicio.

En resumen: Si el infierno solo requiere para funcionar que pienses solo en tí mismo, el cielo necesita que pienses en tí y en todos los demás. Como te puedes imaginar, requiere más esfuerzo y es mucho más complicado.

Aunque no tengo acceso a los datos demográficos, supongo que es por eso que hay mucha más gente en el infierno que en el cielo.

según las encuestas y como era de esperar, hay más personas en el cielo que en el infierno que dicen encontrarse satisfechas / muy satisfechas con su situación en la vida.

Pero lo que es más interesante es que, según esas mismas encuestas, hay muchas más personas en el infierno que valoran positivamente su sociedad.

Lo que demuestra, como te decía al principio, que la ventaja que tiene el infierno es que todo funciona mucho mejor.

Anuncios

cancer hereditario

 

Es hereditario el cáncer?

Cuando se habla de cáncer hereditario debe aclararse que los especialistas se refieren a la predisposición a sufrir la enfermedad en el caso de que el padre o la madre padezcan un determinado tipo de tumor. Pero eso no significa que la persona esté condenada a tener la afección.

Existen muchos tipos de cáncer, y en algunos de ellos hay una relación clara con factores ambientales, como el cáncer de pulmón y el hábito de fumar, o el cáncer de piel y la exposición excesiva al sol. Otros, en cambio, están vinculados a cuestiones hereditarias. En el caso del cáncer de mama, por ejemplo, las hijas de mujeres que lo han padecido tienen mayor predisposición a padecerlo.

Cabe señalar que el cáncer es un amplio grupo de enfermedades que se caracterizan por el crecimiento descontrolado de células anormales. Mientras que las células normales se reproducen de manera ordenada y crecen con un propósito –como, por ejemplo, cerrar heridas-, las células cancerosas crecen sin una razón especial. Se multiplican sin control destruyendo tejidos normales y pueden diseminarse a diversas partes del cuerpo.

En el hombre, los tumores más comunes son los de piel, próstata, pulmón y colon o recto. En las mujeres, los de piel, mama, colon, recto, pulmón y útero. Para ambos sexos combinados, los tipos más comunes son los de pulmón, colón, recto y piel.

La importancia del medio ambiente

Algunos tipos de cáncer pueden prevenirse, pero no todos. La mayoría de los tumores de pulmón pueden prevenirse si no se fuma cigarrillos. Y los de piel pueden prevenirse si se evita la excesiva exposición al sol o se emplean pantallas solares. Asimismo, ciertos tipos de tumores producidos por factores ocupacionales o ambientales pueden evitarse eliminando o reduciendo el contacto con los elementos carcinógenos.

Prevenir es evitar que algo ocurra; en cambio, cuando se habla de detección precoz, los médicos se refieren a la posibilidad de enterarse con tiempo de que algo está ocurriendo para poder hacer algo al respecto. Si un cáncer puede ser detectado antes de que avance desde su lugar de origen, es mucho más sencillo realizar un tratamiento con éxito. Por ejemplo, un cáncer de mama detectado precozmente en su estadio local tiene una tasa de sobrevivencia del 91 por ciento. Pero esta tasa baja al 69 por ciento si se detecta una vez que se ha diseminado a los ganglios de la axila.

Por otro lado, los especialistas identificaron algunos casos puntuales en que se ha demostrado que existe un factor hereditario vinculado con la enfermedad. Se observo, en el caso de mujeres que han hecho tratamiento con estrógenos en altas dosis, que sus hijas desarrollaron cáncer de vulva. Es una relación vista frecuentemente y está bien establecida con estudios de gran número de pacientes en los Estados Unidos. Estos tratamientos con altas dosis de estrógenos se realizaban en el pasado; ahora se los dejo de lado.

Genética predictiva

Otra enfermedad que se hereda es la denominada poliposis múltiple, que ataca a personas jóvenes y que es una manifestación temprana del cáncer de colon. Se trata de una variedad muy agresiva y de muy difícil tratamiento.

Con respecto al cáncer de próstata, que es uno de los más comunes en el hombre y está en aumento, no se ha establecido una relación directa con la herencia. Sin embargo, en los casos en que hay antecedentes familiares, los especialistas recomiendan iniciar los controles periódicos en una edad más temprana, a partir de los 45 años. Este tipo de tumor tiene la ventaja de que, si se detecta en forma temprana, permite el control de la enfermedad.

Estos casos son los más conocidos; sin embargo, a medida que se avance en el conocimiento del genoma humano, se podrá saber con mayor precisión qué enfermedades se pueden llegar a padecer por cuestiones genéticas. De este modo, será posible anticiparse varios años al desarrollo de un tumor, sobre todo en aquellas familias donde hay una predisposición a padecerlo, dado que lo que se hereda es una predisposición.

Se prevé que en un futuro próximo la realización de estudios genéticos permitirá establecer casi con precisión quién va a padecer cada tipo de cáncer.

Copyright Bibliomed

 

noticia sobre el cancer

 

La industria farmacéutica logra nuevos avances contra el cáncer

Discapnet. Según dos estudios publicados por la prestigiosa revista New England Journal of Medicine, la lenalidomida frena el mieloma múltiple, el segundo cáncer más frecuente de la sangre. La enfermedad mejora o se frena en más del 97% de los pacientes. Es la primera vez que un tratamiento añade casi 3 años (35 meses) más de vida a pacientes que habían recibido uno de los tratamientos disponibles (según datos presentados en un reciente Congreso Europeo de Mieloma).   Según el doctor San Miguel, estos estudios avalan lenalidomida: “¿Por qué no vamos a hablar dentro de cinco años de cronificación o de curación? ¿Por qué no?”.

Remedios para la hiperactividad

 

  Remedios para niños que son hiperactivos

 

 

La hiperactividad es algo que no se ha comprendido y se ha justificado como una enfermedad neurológica o una alteración de la conducta. Algunos se atreven a decir que solo con medicamentos es posible controlarla pero eso es mentira.

 

Se ha descubierto que los niños con Hiperactividad algunos tienen alteraciones en su organismo como alergias alimenticias, cambios bioquímicos, hipoglucemia, El Dr. Lendom Smith Neurólogo Pediatra aconseja vigilar determinados alimentos que pueden causar alteraciones neurológicas y son los siguientes: leche, soya, maíz, huevo, chocolate, azúcar, y todo lo que se considera que pertenece a la familia de las nueces. Se vigila la alimentación  del niño y se van quitando o agregando elementos.

 

Las vitaminas del complejo B son necesarias, principalmente la vitamina B6, y el magnesio debe suministrarse  en grandes dosis.

 

A un niño hiperactivo debe tratarse con mucho amor y tolerancia siendo muy firme la DISCIPLINA, no se le deja libre. No se le pone en actividades que requieran de gasto de energía sino de sosegamiento y afinación. Contrario a lo que se opinaba que los niños hiperactivos deben gastar su energía se ha comprobado que el movimiento desordenado altera más el sistema nervioso y por lo tanto producen mayor inquietud. Así que es útil hacer ejercicios lentos, respiraciones profundas, música suave, masajes para apaciguar a estos niños.

 

Los padres de un niño hiperactivo deben cuidar su integración como pareja, dar estabilidad emocional al niño teniendo acuerdos sólidos respecto a la disciplina. Un matrimonio estable da seguridad, ayuda en la evolución y desarrollo de la familia.

 

T.S. Maria Elena León

 

 

Tratamiento Alternativo natural

 

 

Ginseng y Ginko Biloba

En un estudio publicado en el Diario de Psiquiatria y Neurociencia de la Asociacion Medica Canadiense http://www.cma.ca (26, 3:221-8, 2001) han descubierto que el Ginko Biloba y Ginseng pueden ofrecer una alternativa natural a aquellos que sufren de Trastorno de Deficiencia de Atención con Hiperactividad. Se les aministro 50 mg de Ginko Biloba y 200 mg de ginseng durante 4 semanas a 36 pacientes de edades comprendidas entre los 3 y los 17 años. A los padres se les pidio que evaluaran cualquier cambio a las dos y a las cuatro semanas. Informaron que acciones tipo hiperactivas/impulsivas y problemas sociales, síntomas del Trastorno de Deficiencia de Atención con Hiperactividad, se redujeron.

Extracto del nuevo libro de José Manuel Piedrafita Moreno: "El Trastorno de Deficiencia de Atencion, ¿Realidad o Conveniencia?"

Niños con hiperactividad

 

La hiperactividad es un trastorno de la conducta en niños, descrito por primera vez en 1902 por Still. Se trata de niños que desarrollan una intensa actividad motora, que se mueven continuamente, sin que toda esta actividad tenga un propósito. Van de un lado para otro, pudiendo comenzar alguna tarea, pero que abandonan rápidamente para comenzar otra, que a su vez, vuelven a dejar inacabada. Esta hiperactividad aumenta cuando están en presencia de otras personas, especialmente con las que no mantienen relaciones frecuentes. Por el contrario, disminuye la actividad cuando están solos.

Perfil de un niño hiperactivo

Según Still, estos niños son especialmente problemáticos, poseen un espíritu destructivo, son insensibles a los castigos, inquietos y nerviosos. También son niños difíciles de educar, ya que pocas veces pueden mantener durante mucho tiempo la atención puesta en algo, con lo que suelen tener problemas de rendimiento escolar a pesar de tener un cociente intelectual normal. Son muy impulsivos y desobedientes, no suelen hacer lo que sus padres o maestros les indican, o incluso hacen lo contrario de lo que se les dice. Son muy tercos y obstinados, a la vez que tienen un umbral muy bajo de tolerancia a las frustraciones, con lo que insisten mucho hasta lograr lo que desean. Esto junto sus estados de ánimos bruscos e intensos, su temperamento impulsivo y fácilmente excitable, hace que creen frecuentes tensiones en casa o en el colegio. En general son niños incapaces de estarse quietos en los momentos que es necesario que lo estén. Un niño que se mueva mucho a la hora del recreo y en momentos de juego, es normal. A estos niños lo que les ocurre es que no se están quietos en clase o en otras tareas concretas.

Los indicadores de hiperactividad según la edad del niño

– De 0 a 2 años: Descargas mío clónicas durante el sueño, problemas en el ritmo del sueño y durante la comida, períodos cortos de sueño y despertar sobresaltado, resistencia a los cuidados habituales, reactividad elevada a los estímulos auditivos e irritabilidad.
– De 2 a 3 años: Inmadurez en el lenguaje expresivo, actividad motora excesiva, escasa conciencia de peligro y propensión a sufrir numerosos accidentes.
– De 4 a 5 años: Problemas de adaptación social, desobediencia y dificultades en el seguimiento de normas.
– A partir de 6 años: Impulsividad, déficit de atención, fracaso escolar, comportamientos antisociales y problemas de adaptación social.

Causas de la hiperactividad infantil

La hiperactividad infantil es bastante frecuente, calculándose que afecta aproximadamente a un 3% de los niños menores de siete años y es más común en niños que en niñas (hay 4 niños por cada niña). En el año 1914 el doctor Tredgold argumentó que podría ser causado por una disfunción cerebral mínima, una encefalitis letárgica en la cual queda afectada el área del comportamiento, de ahí la consecuente hipercinesia compensatoria; explosividad en la actividad voluntaria, impulsividad orgánica e incapacidad de estarse quietos. Posteriormente en el 1937 C. Bradley descubre los efectos terapéuticos de las anfetaminas en los niños hiperactivos. Basándose en la teoría anterior, les administraba medicaciones estimulantes del cerebro (como la benzedrina), observándose una notable mejoría de los síntomas.

Síntomas en un niño hiperactivo

Los síntomas pueden ser clasificados según el déficit de atención, hiperactividad e impulsividad:
– Dificultad para resistir a la distracción.
– Dificultad para mantener la atención en una tarea larga.
– Dificultad para atender selectivamente.
– Dificultad para explorar estímulos complejos de una manera ordenada.
– Actividad motora excesiva o inapropiada.
– Dificultad para acabar tareas ya empezadas.
– Dificultad para mantenerse sentados y/o quietos en una silla.
– Presencia de conductas disruptivas (con carácter destructivo).
– Incapacidad para inhibir conductas: dicen siempre lo que piensan, no se reprimen.
– Incapacidad para aplazar las cosas gratificantes: no pueden dejar de hacer las cosas que les gusta en primer lugar y aplazan todo lo que pueden los deberes y obligaciones. Siempre acaban haciendo primero aquello que quieren.
– Impulsividad cognitiva: precipitación, incluso a nivel de pensamiento. En los juegos es fácil ganarles por este motivo, pues no piensan las cosas dos veces antes de actuar, no prevén, e incluso contestan a las preguntas antes de que se formulen.

Consecuencias en la familia con un niño hiperactivo

Los padres suelen definir a un hijo hiperactivo como inmaduro, maleducado y gamberro. Sus comportamientos generan conflictos en la familia, desaprobación y rechazo. Son irritantes y frustrantes en cuanto al éxito educativo de los padres, y algunos niños tienden al aislamiento social. Este trastorno ya se detecta antes de los 7 años y unos tienen síntomas más graves que otros. Una cosa que hay que tener en cuenta, es que si los padres riñen exageradamente al niño hiperactivo, pueden estar fomentando un déficit de autoestima por su parte (sobretodo si lo critican por todo lo que hace) y realimentan el trastorno, ya que el pequeño acabará por no esforzarse por portarse bien, pues verá que siempre acaban riñéndole haga lo que haga.

Tratamiento de la hiperactividad

El tratamiento depende de cada caso individual.
El tratamiento farmacológico es a base de estimulantes para ayudar a que el niño pueda concentrarse mejor, y sedantes en el caso de que el niño muestre rasgos sicóticos.
El tratamiento psicoterapéutico está destinado a mejorar el ambiente familiar y escolar, favoreciendo una mejor integración del niño a la vez que se le aplican técnicas de modificación de conducta.
El tratamiento cognitivo o autoconstrucciones, se basa en el planteamiento de la realización de tareas, donde el niño aprende a planificar sus actos y mejora su lenguaje interno. A partir de los 7 años el lenguaje interno asume un papel de autorregulación, que estos niños no tienen tan desarrollado. Para la realización de cualquier tarea se le enseña a valorar primero todas las posibilidades de la misma, a concentrarse y a comprobar los resultados parciales y globales una vez finalizada.

 

 

Comentario de Milko con el cual estoy de acuerdo

 

Con un monopolio virtual sobre la salud mental, los psiquiatras están fabricando y promocionando una supuesta crisis de salud mental en el mundo como justificación para obtener miles de millones de euros mas en fondos y mayor control sobre la población. Para asegurar que se le den fondos, la psiquiatría promueven sus fracasos intencionalmente, a pesar de que este dinero no va a comprar ninguna cura ni va a proporcionar ningún beneficio para los pacientes ni la sociedad. Por eso la cobertura de seguros gubernamentales no deberían mantenerlos. El profeso Thomas szasz dice: "Privados del apoyo profesional de la medicina y de la justificación social del tratamiento, los terapeutas del comportamiento tendrían que ofrecer sus servicios en el mercado abierto. Y allí no podrían forzar a clientes involuntarios a que hicieran cosas que no quieren hacer, ni podrian engañar al público y al estado para que les mantengan a costa de los contribuyentes" Dado que las drogas que dañan los nervios y los tratamientos abusivos esclavizan a millones de personas más , y que experimentamos un incremento marcado en cada problema imaginable, empeorado (cuando no creado) por las soluciones falsas de la psiquiatría, es evidente que la psiquíatria misma no puede se reformada, SOLO QUEDA ABOLIRLA.

 

milko

Un video documento increible pero cierto http://www.gofish.com/player.gfp?gfid=30-1055418

 

 

Nuevo trastorno de ansiedad

Los mensajes de texto y el e-mail aumentan la ansiedad generalizada

14/11/2007 19:48:02
Se ha comprobado: estar pendientes del chequeo de la bandeja de entrada del correo electrónico o de los mensajes de texto del celular contribuye al aumento de la ansiedad.

A esta conclusión llegó el Centro Especialista en Trastornos de Ansiedad (CEETA) tras analizar un crecimiento notable de las consultas de pacientes que padecen cuadros de Trastorno por Ansiedad Generalizada tras estar en constante interacción con este tipo de comunicación electrónica.

La situación se ve validada con la noticia de que desde los Estados Unidos, un grupo creciente de empresas fijó una nueva política para los viernes: no a las corbatas, no al e-mail. La medida es simple: los empleados de empresas como Deloitte & Touche, Intel o US Cellular, entre las más conocidas, sólo pueden contestar los correos electrónicos de sus clientes o enviar los "urgentes", pero deben huirle al tráfico de mensajes típico de cualquier compañía. Si tienen algo que comunicar, deben llamar por teléfono o decirlo cara a cara.

La Lic. Gabriela Martínez Castro, directora del CEETA, aseguró que "para aquellos que tienen mayor predisposición a padecer de alguno de los trastornos de ansiedad, el uso o abuso de la comunicación electrónica podría contribuir a desencadenarlos con más rapidez".

Desde el Centro Especialista en Trastornos de Ansiedad con base en Pilar, aseguran que "básicamente, la predisposición más importante es a aumentar los niveles de ansiedad y terminar con una cuadro de Trastorno por Ansiedad Generalizada, es decir, un trastorno por preocupación excesiva".

Las personas que padecen el Trastorno de Ansiedad Generalizada son aquellas que no logran establecer escala de jerarquías de importancia, y suelen vivir preocupados o nerviosos por todo, en la misma medida, aunque el motivo sea menor. Por ejemplo, viven tan preocupados por la posibilidad de agravamiento de la enfermedad de un ser querido como por la espera del esperado e-mail.

Martínez Castro continuó asegurando que "la velocidad que toma el estilo comunicacional actual en lugar de aliviarnos la ansiedad, sólo contribuye a aumentarla, aunque en las primeras apariencias, la suavice, ya que enviamos y recibimos rápidamente la información deseada, pero, a mediano plazo, aumenta aún más, ya que se genera un círculo vicioso, y nos sentimos presos de la espera de la respuesta., además de contribuir a "enfriar" vínculos y a generar malos entendidos".

Los datos estadísticos

En 2000 se enviaban 15.100 millones de e-mails diarios; en la actualidad, 97.300 millones, según datos de una consultora internacional IDC. Y cada empleado en Estados Unidos pasó de enviar 37 e-mailsdiarios en 2006 a 47 este año, según otra consultora, Radicati Group, de California.

El propio The Wall Street Journal invitó a sus lectores a responder una encuesta: ¿cómo se sentirían si sus empresas les impidieran revisar sus e-mails desde sus casas?

El 28% dijo que se sentiría "feliz" y liberado; pero el 29% replicó que estaría "incómodo" y se sentiría "desconectado", en tanto que otro 17% replicó que acudiría al teléfono. Otro 26% fue más drástico: ni aun ahora revisa sus e-mails desde su casa.

Los problemas del e-mail

  • El aumento de los Trastornos por Ansiedad Generalizada. La necesidad del chequeo constante del e-mail tiene tanta importancia como un hecho relevante.
  • El enfriamiento de las relaciones con colegas o clientes. El aumento de e-mails implica una caída de las relaciones cara a cara.
  • La tergiversación del correo. Un e-mail objetivo y profesional pasó a ser leído como seco y distante.
  • La multiplicación de eternas cadenas de e-mails.

Demencia senil

Muchos de los trastornos de conducta de los ancianos con demencia son debidos a la existencia de un dolor no diagnosticado ni tratado

 

En muchas ocasiones los gritos, gemidos y conductas agresivas de ancianos con demencia ocultan una situación

de dolor no manifestado verbalmente.

Bilbao, octubre de 2007.- Muchas personas mayores que tienen demencia gritan, tienen episodios de agresividad verbal y física hacia las personas que les cuidan y manifiestan otros tipos de conductas no habituales en otros pacientes. En gran cantidad de ocasiones, cuando los pacientes con demencia han perdido la capacidad de comunicarse, estos comportamientos se achacan a la propia demencia; sin embargo, pueden ser la manifestación de otra realidad subyacente y no diagnosticada: el dolor.

“Hay que tener en cuenta que las personas mayores con demencia no dejan de ser personas mayores y que, con el envejecimiento aumenta la incidencia y prevalencia de enfermedades crónicas generadoras de dolor de características persistentes. El hecho de tener demencia no elimina el dolor, pero sí resta posibilidades de comunicarlo. Por eso es un problema de salud pública y por eso se debe valorar, o por lo menos pensar, que una persona con demencia pueda tener dolor”. Estas declaraciones las ha manifestado Iñaki Artaza, médico geriatra, en el seno de la VII edición del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos de Residencias (SEMER) que durante el 26 y el 27 de octubre se celebra en Bilbao.

Diferentes estudios estiman la prevalencia de la demencia en institución entre un 30 y un 75% de los mayores ingresados, incluyendo todos los estadios evolutivos. Por otro lado, la gran mayoría de las personas con demencia son cuidadas por familiares en sus hogares. Esto da una idea de las dimensiones de esta realidad. “El dolor en una persona mayor que no es capaz de comunicar lo que le pasa porque tiene una demencia puede llegar a producir trastornos de conducta —gritos y similares—, depresión, ansiedad o deterioro funcional. Si todas esas cosas no se saben valorar, se está cometiendo un grave error con el paciente. Para mí, tratar el dolor de una persona que no es capaz de comunicarlo, me parece una urgencia, porque estar con dolor es terrible”.

Valoración del daño en el paciente con demencia

Según el experto, en la ponencia sobre Valoración y tratamiento del dolor en la demencia que se celebra en la mesa redonda Deterioro neurológico del VII Congreso de la SEMER, en la valoración del dolor influye la gravedad de la demencia. “Si el paciente tiene una demencia en estadio leve, generalmente no tiene problemas de comunicación. El problema aparece cuando el paciente ha perdido esa capacidad. En ese caso, los responsables de la atención a personas con demencia tenemos que utilizar escalas observacionales, que valoran determinados gestos y determinadas conductas del paciente que pueden ser sospechosas de dolor”.

Entre estas conductas y gestos pueden estar “por ejemplo, fruncir el ceño, gritar, respirar con dificultad y aceleradamente, gemir, estar triste, tenso”. Si la persona todavía no ha perdido la capacidad de caminar, “hay que valorar un incremento de una conducta motora aberrante previa, es decir, valorar si anda de manera más ansiosa e intranquila”. Si la persona está en la cama, observar: “si está con los puños cerrados, si agarra fuerte las sábanas con las manos, si hace movimientos con las piernas… Todas éstas son conductas que a nosotros nos pueden hacer sospechar que esa persona tiene dolor”.

Para evaluar todas estas manifestaciones, Iñaki Artaza habla en su ponencia de tres escalas principales que se emplean en estos casos: una procedente de EE. UU., otra de Canadá y otra francesa. “Estas escalas valoran la respiración, la capacidad de emitir ruidos, la expresión facial, el lenguaje corporal e incluso, si con alguna expresión del cuidador o del médico el paciente obtiene un consuelo —una disminución de ese dolor— o no”.

Familiar y cuidador

El cuidador es muchas veces la persona que más conoce a su familiar, pero muchas veces el hecho de la sobrecarga hace que llegue un momento en el que no pueda o no sepa sopesar este tipo de situaciones. “Por eso hace falta una valoración y esa valoración la tiene que hacer un médico, un médico que sepa de ancianos, y preferentemente, un médico geriatra”.

“Si no somos capaces de valorar eso, igual lo atribuimos sólo a la demencia y muchas veces una situación de agresividad puede estar motivada por un dolor crónico. Teniendo en cuenta que las personas mayores con demencia no dejan de ser personas mayores y que, a medida que envejecemos la frecuencia de aparición de un dolor crónico de características persistentes es mayor, es conveniente que estas situaciones sean valoradas por especialista”.

En ocasiones, ante la dificultad de la valoración del dolor en la génesis de un trastorno de conducta se puede hacer una prueba terapéutica, “es decir darle un analgésico a una persona con demencia y valorar la respuesta. Seguramente nos sorprenderíamos viendo que en muchas ocasiones esa persona dejaría de gritar o de tener un comportamiento agresivo, etc.”.

¿Desea recibir gratuitamente estas noticias en su correo e-mail ? http://www.buscasalud.com
Suscríbase gratuitamente a nuestro boletín